Regálale el corazón

Regálale el corazón

Todas las obras que realizó Jesús en la Tierra tuvieron que ser muy importantes para que el Hijo de Dios bajara aquí a hacerlas. Sin embargo, cuando se examinan esas obras de suma importancia se observa que no todas ellas fueron lo que la mayoría de la gente diría espectaculares en el plano físico. Muchas de ellas —transformaciones espirituales— se realizaron sin mucho o, mejor dicho, sin ningún bombo. Muchas —Su diálogo con Nicodemo1, el perdón que le concedió a una mujer inmoral2 o Su encuentro con la samaritana3— no tuvieron, a primera vista, nada de extraordinario.

Las oportunidades más notorias en que enseñó y sanó a grandes multitudes tuvieron su momento y lugar, como cuando alimentó a cinco mil personas4. No obstante, Jesús también dedicó tiempo y atención a esas situaciones singulares en que se comunicó profundamente ya fuera con una persona o con un grupo pequeño.

La Biblia relata varios milagros de Jesús en los que se obró una transformación espiritual de una persona y que no requirieron una enorme inversión de tiempo, recursos materiales o esfuerzo. Jesús simplemente estuvo donde debía estar cuando surgió la oportunidad, y dio la verdad, el amor, la misericordia y el perdón que alentaron a alguien quebrantado, confundido o perdido. Su regalo no fue otro que Su amor incondicional, el cual tenía la virtud de comunicar luz, esperanza y verdad.

Si nosotros seguimos Su ejemplo, transmitiendo a los necesitados cariño y apoyo por la vía que Él nos indique, esta temporada navideña puede cumplir todas Sus expectativas. Mientras más lo emulamos, más se enriquece nuestra vida espiritualmente. Si hacemos lo que podemos para manifestar Su amor a los demás, Él nos ayudará a entender mejor el plan que tiene para nosotros.

En Su cumpleaños, el regalo que Él más desea es que le permitas que se valga de ti para comunicar Su amor. Ese es un regalo que puedes hacerle sin importar cuáles sean tus habilidades y destrezas, tu situación económica y tus ocupaciones. Además, es algo que solo tú puedes darle, pues significarle regalarle tu corazón.

* * *

Oración

Jesús, esta Navidad, de regalo, te quiero dar mi corazón. Te ruego que entres en mí y me llenes de Tu amor incondicional, que resiste la prueba del tiempo.

1. V. Juan 3:1–21
2. V. Lucas 7:37,38,48
3. V. Juan 4:1–29
4. V. Mateo 14:21

Podcast

Maria Fontaine

Maria Fontaine

Maria Fontaine es —junto con su esposo Peter Amsterdam— la directora espiritual y administrativa de la Familia Internacional, una comunidad de fe dedicada a difundir el Evangelio de Jesucristo por todo el mundo. Es autora de numerosos artículos sobre la vida de fe cristiana. (Los artículos de Maria Fontaine publicados en Conéctate son versiones adaptadas del original.)

Más en esta categoría: « ¡Qué dilemas! Sé un ángel »
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.