Dones de Dios

No es cuento

No soy un personaje ficticio, imaginario, de fábula; existo de verdad. Y soy justo lo que necesitas. Puedo cambiar tu ansiedad por consuelo; tu temor por fe; tus luchas por reposo, tu inquietud por paz; tu tristeza por felicidad, y tus preguntas por respuestas. Seré tu fortaleza, tu ayuda en momentos de apremio, tu amigo y compañero. Eso no quiere decir que no vayas a volver a toparte con dificultades y obstáculos, que nunca te vayas a ver en aprietos, sino que cuando te halles en un atolladero, Yo podré ayudarte.

Adiós a una vieja amiga

Mi madre —ya anciana— me llamó por teléfono para decirme que la próxima vez que fuera a su casa echara un vistazo al garaje. Mi hermano lo estaba limpiando y había encontrado algunos objetos que yo había dejado allí mucho tiempo atrás.

¿Qué cosas de mi infancia podían haber quedado arrinconadas allí? Al llegar lo averigüé: mi vieja máquina de escribir manual. Se veía tan firme como siempre, aunque un poco oxidada luego de 30 años en desuso. 

Más que una mota

Cuando haces pausas para llenarte de Mí, Yo renuevo sin falta tus recursos. Cuanto más me entregas de ti, más puedo darte de Mí: amor, poder, ungimiento, dones, perspicacia, sabiduría, bendiciones, fuerzas, provisión, protección, creatividad, inteligencia, contentamiento, gozo y paz.

Todos esos dones son expresiones de Mi bondad. Están todos a tu alcance y pueden manifestarse más en tu vida día a día. A medida que me vayas conociendo más profundamente y aprendas a recibir indicaciones Mías de forma más clara y directa, llegarás a poseer más y más de esos inefables dones y tesoros. Cundirán y se multiplicarán en tu corazón y en la vida de las personas con quienes trabes contacto.

¡Recárgate!

¡Recárgate!

Jesús dijo a Sus seguidores que les enviaría «la promesa del Padre» para que fueran «investidos de poder desde lo alto» (Lucas 24:49). Si has aceptado la salvación que te ofrece Jesús y has «nacido de nuevo del Espíritu», ya has recibido una porción del poder del Espíritu Santo. Pero eso no significa que te hayas llenado de él. Por lo general, eso ocurre después, y es una experiencia aparte.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.