El amor de Dios

Tiempos cambiantes

Mi amor nunca te abandonará; nunca te faltará ni disminuirá. Reposa en Mi amor, pues en Mis brazos tu espíritu hallará paz y abrigo. Mi amor te sostendrá; en la medida en que permanezcas en él, te sustentará. Mi amor está imbuido de un poder tremendo. Cubre multitud de pecados, transforma el corazón, renueva el espíritu, disipa todo temor, infunde esperanzas al alicaído, levanta los brazos al que desfallece, restablece la salud y arroja luz donde hubo tinieblas.

Amor a toda prueba

Cuando te invada la preocupación y esa sensación de perplejidad y desconcierto, acércate a Mí. Descansa la cabeza en Mi hombro. Halla consolación en Mis promesas eternas. Presta oído a las palabras que te hablaré al alma y al pensamiento. Obtén fuerzas y paz de Mí.

Sin favoritismos

Si te pidiera que describieras la labor que realizó Jesús con la gente, ¿qué dirías? La pregunta es relevante, porque Él nos pidió que fuéramos Sus representantes en este mundo; nos urge, pues, pensar en cómo podemos reflejar mejor Su amor mientras seguimos Sus pasos.

Mi gran descubrimiento

Siempre tuve una afinidad con el apóstol Pedro. Cometía muchos errores, abría la boca cuando no debía, no quería perdonar a su hermano y en última instancia negó a Jesús tres veces.

Una obra maestra hecha con amor

¿Te has preguntado alguna vez por qué el cielo es azul y por qué ese color en particular te produce una sensación de serenidad? ¿Te has puesto a pensar por qué la fragancia de un pinar o la hierba después de la lluvia te brindan una sensación de tranquilidad y solaz? ¿Hay algún motivo mágico por el que el simple canto de un pajarillo brinda una sensación interior de contentamiento?

El amor de Dios por la humanidad

El amor de Dios es incondicional, no se sujeta a restricción alguna, es constante, no tiene límites. Se entrega libremente pase lo que pase. Cada uno de nosotros ha pecado, y el pecado nos separa de Dios. A despecho de ello, Dios nos ama. Eso no significa que ame todo lo que hacemos, pero nos ama. De hecho, ama tanto a la humanidad que dispuso que esa separación causada por nuestros pecados y malas acciones quedara eliminada por medio de la muerte expiatoria de Su Hijo, Jesús. «A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. Dios demuestra Su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.»1

Amor total

Cuando mi hija menor tenía dos años, todas las noches la acostaba en su camita. A veces la tarea resultaba fácil, porque caía rendida y se dormía en cuestión de minutos. Pero otras veces su obstinación chocaba con la mía y el enfrentamiento era tenaz. A la larga, sin embargo, siempre se dormía plácidamente. (¡Mamá ganaba!)

Amor incondicional

Cuando pienso en cómo resumir en dos palabras quién es Dios, lo que me viene a la cabeza es amor incondicional. Por supuesto que Dios es muchas otras cosas y no se lo puede encasillar con una sola frase o término; pero por 1 Juan 4:8 sabemos que «Dios es amor». Esa es Su esencia, una característica intrínseca Suya, uno de Sus principales rasgos de personalidad.

<Page 1 of 6>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.