Estoy para ayudarte

Estoy para ayudarte

Te conozco perfectamente. Conozco tus dones, tus habilidades, tus puntos fuertes. También estoy al tanto de tus imperfecciones, idiosincrasias y peculiaridades, que conforman tu singular personalidad. Sé de las debilidades que persisten en ti y que no logras superar, y de todos esos rasgos tuyos que te molestan. Conozco todas las peticiones de tu corazón, tus más íntimos anhelos. Nada me es oculto.

Me importa cada uno de tus pesares y desilusiones. Me importa cómo te sientas. Me importa lo que pienses. Me importan tus dificultades y penalidades. Me importan tus dolencias. Me importan los bienes materiales que te hacen falta. Me importan tus batallas espirituales. No hay un solo detalle de tu vida que no me interese.

Cada vez que alzas los ojos a Mí, allí estoy. Oigo tus oraciones, y me lleno de compasión. Jamás me canso de escucharte. Jamás estoy distante. Nunca estoy muy cansado u ocupado para atenderte. Jamás me doy la vuelta y me aparto. Nunca duermo. Nunca coloco en la puerta un cartel rogando que nadie me moleste. A veces no respondo como me pides o como te imaginas que lo haré; otras veces no alcanzas a ver la respuesta enseguida; pero siempre te oigo y te contesto.

Jesús

Mensajes de Jesús

Estas palabras de Jesús las captaron hombres y mujeres como tú que simplemente pidieron a Jesús que les hablara. Invocaron la promesa bíblica, que reza: «Clama a Mí y Yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces» (Jeremías 33:3). Gracias a ello obtuvieron consejo, orientación y aliento.

Los mensajes de guía y consuelo que nos vienen en los ratos de oración personal expresan el gran amor y desvelo que nos prodiga Jesús. Él habla a todos los que crean en Él, le pidan que les hable y acepten que ese suave susurro (2 Reyes 12:9) que resuena en sus corazones es la voz de Él. Tú mismo puedes oír directamente a Jesús. Para interiorizarte más sobre el tema, te recomendamos que leas este libro.

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.