Sin favoritismos

Sin favoritismos

Si te pidiera que describieras la labor que realizó Jesús con la gente, ¿qué dirías? La pregunta es relevante, porque Él nos pidió que fuéramos Sus representantes en este mundo; nos urge, pues, pensar en cómo podemos reflejar mejor Su amor mientras seguimos Sus pasos.

Lo que Jesús ofrece llena las necesidades más profundas de cada persona que acude a Él. Va más allá de lo que este mundo puede ofrecer y tiene el poder de transformar a cualquiera. Él vino a entregar el mismo amor transformador a los pastores de los campos que a los zelotes, a los dirigentes religiosos, al centurión romano o a los niñitos que lo rodeaban. Él bendice con liberalidad a toda persona que ansía conocer la verdad.

¡Jesús ama incondicionalmente! Él sortea los defectos, las apariencias y hasta la exterioridad de las palabras y los actos, y mira al corazón que anhela angustiosamente esperanza y verdad. Prometió que no echaría fuera a nadie que acudiera a Él.1 Las necesidades de cada persona conmueven al Señor y también deberían conmovernos a nosotros, independientemente de que sean mendigos en la calle, personas influyentes y acaudaladas, gente común que vive el día a día o un compañero de trabajo con el que no tenemos mucha relación.

Jesús ama a cada persona del planeta tanto como nos ama a ti y a mí. Su amor no se circunscribió a determinado grupo de personas. Amó a los fariseos que fueron a verlo deseosos de encontrar la verdad tanto como a los publicanos. Amó al centurión romano tanto como al leproso al que tocó y sanó. Jesús amó a la mujer sorprendida en adulterio tanto como a Sus discípulos. Amó al joven rico que se le presentó tanto como a la viuda que donó la monedita de muy poco valor. Fueran quienes fueran o lo que sea que hubieran hecho, Jesús los amó a tal extremo que murió por ellos.

Si queremos seguir en Sus pisadas, es preciso que hagamos lo mismo. Eso significa abrir nuestro corazón, como lo hizo Jesús, para transmitir Su amor a los que lo necesitan.

1. V. Juan 6:37

Podcast

Maria Fontaine

Maria Fontaine

Maria Fontaine es —junto con su esposo Peter Amsterdam— la directora espiritual y administrativa de la Familia Internacional, una comunidad de fe dedicada a difundir el Evangelio de Jesucristo por todo el mundo. Es autora de numerosos artículos sobre la vida de fe cristiana. (Los artículos de Maria Fontaine publicados en Conéctate son versiones adaptadas del original.)

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.