Naturaleza de Dios

Improntas radiantes

«[Jesús] es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que Él es, y el que sostiene todas las cosas con Su palabra poderosa»1.

Jesús se describió a Sí mismo como «la luz del mundo»2; pero ¿has meditado alguna vez sobre lo que eso significa? Jesús es el resplandor del Padre que alumbra nuestra vida, revelando el amor y la naturaleza divinos, iluminando el camino que conduce al Padre, de modo que vivenciemos a Dios y en última instancia entendamos quién es.

Conocer a Dios

Pobre Dios. Tiene un problema.

Mucha gente afirma creer en Dios, pero en realidad no lo conoce.

Para muchos niños, Dios es una mezcla de superhéroe y de mago benévolo de largas barbas blancas, una combinación de Superman y Albus Dumbledore.

Amar a Dios por Sí mismo, y disfrutarlo

Hace unos años, mi relación con Dios llegó a un punto de inflexión. Hasta entonces me había obsesionado con hacer cosas que lo complacieran o que hicieran que se sintiera orgulloso de mí, y abstenerme de hacer cosas que lo desagradaran. Y claro, estaba también lo que Él hacía. Estaba la cuestión de lo que yo le pedía que hiciera, y por otra parte mi interpretación de lo que Él hacía sin que yo se lo pidiera. Me desanimaba cuando me parecía que Él obraba de maneras que no favorecían mis intereses, y me enfrascaba en tratar de averiguar por qué lo hacía.

El nopal

Paseando por un sendero de un bosque tropical que solemos visitar los domingos, bajo el radiante sol matutino de África, descubro un magnífico nopal y me detengo a mirarlo más de cerca. Tiene hojas gomosas, gruesas y ovaladas, de color verde oscuro, con largas espinas. En contraste con su fiero aspecto general, de las puntas de algunas hojas brotan tiernas flores. Sus variados matices y su intrincado diseño las hacen deslumbrantes. ¡Cuánto se asemejan a la presencia de Jesús después de un trecho espinoso del camino de la vida! Como una flor que se aparece en las circunstancias más extrañas, Él me reafirma Su amor y atención1.

Un amigo como ninguno

Tengo un gran amigo en el que puedo confiar plenamente. Él me abre su corazón, y yo me siento bien haciendo lo propio con Él. Conoce mis pensamientos y entiende lo que es importante para mí.

Decisiones pródigas

La parábola del hijo pródigo es probablemente la más conocida de cuantas contó Jesús1. Relata el caso de un joven que se va de casa, se descarría, se arrepiente de sus decisiones y termina regresando al hogar, donde su padre le brinda una cálida y amorosa bienvenida. Se trata de un tema que ha aparecido en innumerables obras literarias, que se ha repetido incontables veces en la vida real, que se ha retratado en el arte, que se ha representado en la danza y que hasta está presente en la música contemporánea, como por ejemplo en la carátula del álbum Beggar’s Banquet, de los Rolling Stones. Es un relato de humanidad, que trasciende fronteras nacionales, religiosas, geográficas e incluso históricas, y que hoy en día sigue siendo tan conmovedor y actual como hace dos milenios.

Una relación más estrecha

No necesitamos gritar nunca a través de los espacios a un Dios ausente. [Él] está más cerca que nuestra propia alma, más que nuestros pensamientos más secretos.
A. W. Tozer (1897–1963)

*

A Dios se lo conoce en el silencio. Él se manifiesta por medio de misterios. 
Robert Hugh Benson (1871–1914)

Conocer a Dios

Describir a Dios puede ser una tarea harto difícil. Su personalidad presenta múltiples facetas. Su carácter es insondable. Aparte de eso, todos nos hallamos en una etapa distinta de desarrollo, y nuestra relación con Dios evoluciona a través de los años.

<Page 2 of 5>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.