Jesús y yo

Jesús y yo

La fe en Jesucristo es la fuga del alma hacia la ciudad de refugio.
Hugh Binning (1627-1653)

*

La unión con Jesucristo es el cimiento de nuestra fe.
Jean-Jacques Pictet (1655-1721)

*

La confianza en el gran amor que tiene Jesús por nosotros no solo nos hace felices, sino que ejerce un efecto estabilizador en nuestra vida. Cuando estamos persuadidos de que nos ama, cuando somos conscientes de que se preocupa íntimamente por nuestro bienestar y nuestra felicidad, esa certeza nos serena y nos equilibra, por más que suframos desilusiones, desengaños, dificultades o cualquier otra cosa que nos depare la vida. Su amor es lo único de este mundo absolutamente perfecto e infalible. Hay muchas cosas agradables, bellas y maravillosas, pero nada tan perfecto como Su amor. Él es perfecto, al igual que Su amor, que es duradero, digno de toda confianza y para siempre.
María Fontaine

*

Solo Tú, la hermosura incomparable,
la belleza que encandila en su presencia,
la pureza que ilumina mi indigencia cuando te contemplo,
Señor, para alabarte.
Alejandro Ferreirós

*

Señor, permanece...
en mí para fortalecerme;
fuera de mí para protegerme;
sobre mí para resguardarme;
debajo de mí para sostenerme;
delante de mí para dirigirme;
detrás de mí para rescatarme,
alrededor de mí para confortarme.
Lancelot Andrews (1555-1626)

*

Toda la paz y el favor del mundo no son capaces de sosegar un corazón atribulado; por otra parte, todas las turbulencias y la inquietud del mundo son incapaces de alterar la paz que nos concede Cristo.
Robert Leighton (1613-1684)

*

Cuando estés rodeado
por las tinieblas,
cuando te oprima el mundo
con saña fiera,
no temas buen soldado,
cobra valor
y en dudas y cuidados
¡mira al Señor!
Sagrario Bertoli Martínez

*

Para mí, Jesús es la Vida que deseo vivir, la Luz que quiero reflejar, el Camino que conduce al Padre, el Amor que anhelo expresar, la Alegría que deseo comunicar, la Paz que quiero sembrar a mi alrededor. Jesús lo es todo para mí.
Madre Teresa (1910-1997)

*

Permanezcan en Mí, y yo en ustedes. Como la rama no puede llevar fruto por sí sola si no permanece en la vid, así tampoco ustedes si no permanecen en Mí. Yo soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece en mí y Yo en él, este lleva mucho fruto. Pero separados de mí nada pueden hacer.
Jesús (Juan 15:4,5)

Podcast

Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.