Felicidad y alegría

Felicidad y alegría

La felicidad verdadera es un regalo de Dios.

Eclesiastés 2:26a: Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo.

Romanos 14:17: Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

Romanos 15:13: Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

Gálatas 5:22: Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe.

Se alcanza mediante una relación estrecha con el Señor y Su Palabra.

Salmo 16:11: Me mostrarás la senda de la vida; en Tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a Tu diestra para siempre.

Salmo 119:111: Por heredad he tomado Tus testimonios para siempre, porque son el gozo de mi corazón.

Salmo 119:162: Me regocijo en Tu palabra como el que halla muchos despojos.

Jeremías 15:16a: Fueron halladas Tus palabras, y yo las comí; y Tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón.

Juan 15:11:  Estas cosas os he hablado, para que Mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.

La auténtica dicha es fruto de la obediencia al Señor.

Salmo 128:1,2: Bienaventurado todo aquel que teme al Señor, que anda en Sus caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, bienaventurado serás, y te irá bien.

Juan 13:17: Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.

La felicidad y la alegría son manifestaciones de fe y confianza en el Señor.

Salmo 5:11: Pero alégrense todos los que en ti confían; den voces de júbilo para siempre, porque Tú los defiendes; en ti se regocijen los que aman Tu nombre.

Proverbios 16:20b: Y el que confía en el Señor es bienaventurado.

1 Pedro 1:8: A quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso.

La felicidad y la alegría se encuentran preocupándose más por los demás que por uno mismo.

Juan 3:29: El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido.

Filipenses 2:2: Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.

1 Tesalonicenses 2:19,20: Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? 20 Vosotros sois nuestra gloria y gozo.

Al apreciar las bendiciones que hemos recibido de Dios y agradecérselas, nos llenamos de alegría.

Salmo 100:1,2,4: Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid al Señor con alegría; venid ante Su presencia con regocijo. Entrad por Sus puertas con acción de gracias, por Sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid Su nombre.

Isaías 51:3b: Cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto del Señor; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto.

Jeremías 33:11: Ha de oírse aún voz de gozo y de alegría, voz de desposado y voz de desposada, voz de los que digan: Alabad al Señor de los ejércitos, porque el Señor es bueno, porque para siempre es Su misericordia; voz de los que traigan ofrendas de acción de gracias a la casa del Señor. Porque volveré a traer los cautivos de la tierra como al principio, ha dicho el Señor.

El Señor quiere que seamos alegres y positivos todo el tiempo.

Deuteronomio 12:18b: Te alegrarás delante del Señor tu Dios de toda la obra de tus manos.

Filipenses 4:4: Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!

Con Jesús, ni las dificultades ni los sufrimientos pueden robarnos nuestra alegría.

2 Corintios 7:4b: Sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones.

2 Corintios 12:9,10: Y me ha dicho: Bástate Mi gracia; porque Mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

1 Pedro 3:14a: Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois.

1 Pedro 4:12,13,16: Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, 13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de Su gloria os gocéis con gran alegría. 16 Pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.