La Biblia

La Biblia y tú

Hace unos años caí en la cuenta de que tenía una relación superficial con la Biblia. Aquello me descolocó, pues toda mi vida fui seguidora de las Escrituras. A pesar de que me sabía como la palma de mi mano muchos versículos, relatos e interpretaciones, me di cuenta de que había muchas otras cosas de las que no tenía ni idea.

Mi multi herramienta

Últimamente me he esmerado por leer la Biblia más seguido. Ya antes la había leído de punta a punta, pero algo me incentivó a repasarla como parte de un plan de lectura diaria.

Era mi navaja suiza multiusos.

Un excelente punto de partida

La primera vez que tuve una Biblia en mis manos fue de niña, mientras aguardaba mi turno en una consulta médica. Abrí las primeras páginas y leí hasta el episodio de Caín y Abel, el primer homicidio de la historia. En mi mentalidad infantil aquello me pareció aterrador. Ya de adolescente decidí volver a leerla, pero esa vez, partiendo por el final. Me sumergí, pues, en el libro del Apocalipsis. ¡Qué cosas más raras e inverosímiles!, —pensé—, y una vez más cerré aquel libro, tan ignorante y sin luces como al principio.

Sacudir el tedio

«Si ustedes permanecen en Mi palabra —decía Jesús— serán verdaderamente Mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.»1 Sabemos que dedicar regularmente tiempo a la lectura y estudio de la Palabra, así como a la oración y a escuchar la voz apacible de Dios, es esencial para nuestra salud y rendimiento espirituales. Sin embargo, a veces no tenemos la constancia que quisiéramos para hacerlo. Nos saltamos la lectura de la Biblia, nos tomamos de prisa los ratos de oración y posponemos acudir al Señor para pedirle consejo sobre asuntos importantes.

Una mejor persona

¿Qué beneficios te aportará la lectura de la Palabra de Dios?

Alimento para crecer y fortalecerse espiritualmente. Así como debes nutrir tu organismo para sobrevivir y desarrollarte bien, necesitas alimentar tu espíritu con la Palabra de Dios. Esta analogía aparece repetidas veces tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento:

Compenetrarme con Jesús

En mi dilatado anhelo de conocer mejor a Jesús he llegado a la simple conclusión de que la vía más accesible para ello es leer los Evangelios con regularidad, tratar de llevar a la práctica Sus enseñanzas y emular Su ejemplo.

El metrónomo

Cuatro amigos se sientan en torno a la isla de la cocina. Cada uno de nosotros tiene empleo, horarios y obligaciones que nos impulsan en distintos sentidos, por lo que no tenemos oportunidad de pasar ratos juntos tan seguido. Sin embargo, esa noche nos juntamos para contarnos cosas de la vida.

Una brújula para toda la vida

La Biblia presenta lo que Dios nos ha revelado acerca de Sí mismo, Su amor por la humanidad, la manera de alcanzar la salvación y la relación que Él desea tener con los seres humanos. También contiene instrucciones sobre cómo vivir de una manera que le agrade, que es la base para disfrutar de una existencia feliz, gratificadora y productiva en armonía con Él y con el prójimo.

<Page 1 of 4>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.