La Biblia

El metrónomo

Cuatro amigos se sientan en torno a la isla de la cocina. Cada uno de nosotros tiene empleo, horarios y obligaciones que nos impulsan en distintos sentidos, por lo que no tenemos oportunidad de pasar ratos juntos tan seguido. Sin embargo, esa noche nos juntamos para contarnos cosas de la vida.

Una brújula para toda la vida

La Biblia presenta lo que Dios nos ha revelado acerca de Sí mismo, Su amor por la humanidad, la manera de alcanzar la salvación y la relación que Él desea tener con los seres humanos. También contiene instrucciones sobre cómo vivir de una manera que le agrade, que es la base para disfrutar de una existencia feliz, gratificadora y productiva en armonía con Él y con el prójimo.

Es así porque lo dice Dios

Bien sabemos que la gente no siempre es capaz de cumplir sus promesas; pero Dios siempre lo hace. La Palabra de Dios dice que Él «es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos»1. Él mismo avala Sus promesas. Por eso, tómale la palabra en tu hora de necesidad, y Él no te defraudará.

Alimento para el alma

La Palabra de Dios es la verdad más poderosa del mundo. Contiene el espíritu y la vida misma de Dios1. Es la chispa espiritual de Dios que nos enciende con Su vida, Su luz y Su poder. Para afianzar nuestra relación con Él, una de las cosas más importantes que podemos hacer es leer, asimilar y cumplir Su Palabra. Es lo que nos mantiene sintonizados con Él y evita que nos apartemos de Su camino. Si escuchamos a Dios y Su Palabra y obedecemos Su verdad, seremos  felices y fructíferos2.

Consejos de lectura

«¿Por dónde comienzo?» es probablemente la pregunta más frecuente que se hacen las personas que deciden empezar a leer la Biblia.

Recuerdo mis primeros intentos cuando era joven. Comencé por el principio, pero no llegué muy lejos. A la altura de Levítico —un libro atestado de leyes antiguas— había perdido todo interés.

Una vida extraordinaria

La clave para acercarse a Dios está en la oración y en la comunión con Él por medio de la meditación en Su Palabra. Pero no se trata de abrir rápidamente la Biblia. Estoy convencida de que si muchos cristianos son incapaces de sacarle suficiente provecho a la meditación no es porque cierren enseguida la Biblia, sino porque la abren muy rápido.

Hambre y sed

«Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados»1. «Me hallan los que temprano me buscan»2. «Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón»3. Deja que Mi voz te guíe, te sustente y te guarde.

El banquete del Rey

Los domingos mi madre solía preparar algo especial. Todavía recuerdo el ventanal abierto de la sala, la mesa desplegada en el centro, la comida deliciosa y la alegre conversación familiar.

<Page 1 of 4>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.