Compenetrarme con Jesús

Compenetrarme con Jesús

En mi dilatado anhelo de conocer mejor a Jesús he llegado a la simple conclusión de que la vía más accesible para ello es leer los Evangelios con regularidad, tratar de llevar a la práctica Sus enseñanzas y emular Su ejemplo.

De ahí que en los últimos años me haya dedicado a leer diariamente diversos devocionales que ofrecen un texto de los evangelios para cada día del año. Si alguna vez me figuré que conocía bien los evangelios, este ejercicio hizo añicos esa idea. Prácticamente todos los días los dichos y hechos del Maestro me sorprenden, me desconciertan, me punzan la conciencia, me motivan, me inspiran, me espolean, me deleitan o me calman.

Las parábolas que narró y los episodios de Su vida revelan que Jesús rompe esquemas, desafía nuestras ideas preconcebidas, no procede con miramientos y nos hace cuestionar nuestros actos. Jesús habla la verdad con amor, no muestra favoritismos, es compasivo, no hace acepción de personas, pero al mismo tiempo sostiene los más altos cánones de conducta. Sus palabras muchas veces son duras;1 sin embargo, nos asegura que Su yugo es fácil y ligera su carga.2

Detenerme a reflexionar sobre los pasajes del Evangelio y qué vinculación pueden tener con mi vida ha sido clave para mí. Le encuentro mucha razón a mi mujer cuando dice: «En el contexto de las enseñanzas de Jesús está la base de toda ética. Seguirlas es cuestión de sensatez». He descubierto que mientras leo los Evangelios con actitud de oración tiendo a hallarlo más a Él en mis asuntos cotidianos. Y a medida que me voy compenetrando con Él, más ganas tengo de hablarles a otras personas sobre Él.

En la última página de cada número de Conéctate figura la sección De Jesús, con cariño. Muchos lectores nos han expresado que esa es su parte favorita de la revista. Yo también he visto que leer esos mensajes me ayuda a acercarme a Jesús y escuchar Su voz, que me habla de temas pertinentes y de actualidad.

Al conocer mejor a Jesús me acerco al Padre, ya que por medio de Jesús tenemos acceso a Dios y la posibilidad de gozar de la misma intimidad que Cristo tenía con Su Padre. «Ese día, ustedes sabrán que yo estoy en el Padre, y que ustedes están en mí y yo en ustedes.»3

* * *

Quiero esperarte anhelante, como aguarda el centinela a la aurora, para que Tu venida invada de Luz hasta los rincones de mi alma. Isabel Guerra (n. 1947)

1. V. Juan 6:60
2. V. Mateo 11:28-30
3. Juan 14:20 (PDT)

Podcast

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso —que firma algunos artículos con el seudónimo de Gabriel Sarmiento— es director de la revista Conéctate. Tiene una larga trayectoria como traductor e intérprete. Es además profesor, locutor, redactor de artículos motivacionales y escribe poesía. Ha vivido en tres continentes y desde hace 40 años es misionero voluntario de La Familia Internacional. En su cuenta en Twitter publica noticias, frases y reflexiones: @gabiconectate.

Más en esta categoría: « El metrónomo
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.