Cuando la Biblia nos resulta aburrida

Cuando la Biblia nos resulta aburrida

Pregunta: Me han dicho que la clave para madurar espiritualmente es leer todos los días la Biblia u otros textos inspirativos. Yo procuro hacerlo, pero a veces no logro concentrarme y me distraigo. ¿Qué me recomiendan?

Respuesta: No puedes sentarte a leer así no más con la expectativa de entender cabalmente lo que lees o de que surta el efecto deseado. Jesús dijo: «El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que Yo os he hablado son espíritu y son vida» (Juan 6:63). 

El Espíritu de Dios es el que hace que la Palabra cobre vida y sentido. La clave está en sintonizar tu espíritu con el Suyo.

Uno de los mejores consejos para sacarle el máximo provecho a la lectura de la Palabra es orar antes de empezar. En la Biblia hay muchas oraciones breves y contundentes sobre la Palabra. Una de las clásicas es: «Abre mis ojos y hazme ver lo maravillosas que son Tus enseñanzas» (Salmo 119:18; PDT). Pide a Dios que te despeje la mente y el corazón y te los llene de Sus pensamientos y verdades.

Otra práctica eficaz al dar comienzo a la lectura es hacer memoria de muchas de las cosas buenas que Dios te ha concedido y agradecérselas. «Entrad por Sus puertas con acción de gracias, por Sus atrios con alabanza» (Salmo 100:4). Canta, dirígele alabanzas, lee alguna (en los Salmos hay un montón) o medita en las palabras de una canción devocional, lo que mejor disponga tu corazón y tu espíritu para adoptar una actitud reflexiva y recibir lo que Dios quiera comunicarte.  

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.