Actos de amor

Rara vez puede expresarse el amor sin una manifestación tangible, sin que se traduzca en algún acto. La necesidad de amor verdadero es netamente espiritual, pero debe materializarse.

A las personas no les basta con que les hablen del amor verdadero; tienen que verlo. Más enseñan buenas acciones que buenos sermones. Hay que predicarles con el ejemplo. Como rezan algunos refranes: «Obras son amores, que no buenas razones» y: «Bien predica fray Ejemplo, sin alborotar el templo».

Es propio de la naturaleza humana confundir en ocasiones lo que decimos; mas cuando lo llevamos a la práctica, no hay confusión posible.

D.B.B.
*

Instintivamente, no hay hombre que no perciba que todos los sentimientos hermosos del mundo pesan menos que un solo acto de amor.

James Russell Lowell
*

Existe en este mundo una luz, un espíritu sanador capaz de vencer toda fuerza tenebrosa que se nos cruce en el camino. A veces, cuando estamos en presencia del sufrimiento y del dolor, perdemos de vista ese espíritu. Pero de repente se hace manifiesto a través de personas comunes y corrientes que atienden al llamamiento y responden de modo extraordinario.

Madre Teresa
*

Donde hay otro ser humano, se presenta la oportunidad de manifestar amor.

Anónimo
*

La amabilidad como catalizador

Sucedió que un presidiario de Darlington (Inglaterra) acababa de recuperar su libertad, cuando se cruzó por la calle con el alcalde John Morel. El hombre, que había pasado tres largos años en la cárcel por malversación de fondos, esperaba sufrir un fuerte ostracismo social de parte de la gente de su pueblo.

—¿Qué tal? —lo saludó el alcalde alegremente—. ¡Qué gusto verlo! ¿Cómo le va?

El hombre se sintió un poco incómodo, y la conversación terminó con un silencio embarazoso.

Años más tarde, el alcalde Morel y el ex presidiario —ya para entonces un ciudadano probo y productivo— volvieron a encontrarse por casualidad en otro pueblo. Este último le dijo:

—Gracias por lo que hizo por mí cuando salí de la cárcel.

—¿Qué hice? —preguntó el alcalde.

—Me habló con amabilidad, y eso transformó mi vida —repuso el otro agradecido.

Anónimo
*

Un empujoncito

Un empujoncito cuando el camino es penoso
puede ayudarnos a remontar la cuesta.
Una oracioncita en un día gris
puede tornar nuestra amargura en fiesta.
Una alzadita cuando la carga es gravosa
puede ser la fuerza que nos saque adelante.
Un jaloncito cuando la voluntad flaquea
puede actuar como un estimulante.
Un apretoncito de una mano amiga
puede sacarnos de un feroz apremio.
Una palabrita envuelta en ternura
puede salvarnos de un desesperante infierno.
Una sonrisita cuando estamos tristes
puede brillar como un rayo de alegría.
Una frase cariñosa puede animarnos
cuando pareciera que nos vence la agonía.
Un cachito de amor puede señalar la ruta
a una pobre alma que anda extraviada.
Una lagrimita y un «Dios te bendiga»
pueden iluminar una cara angustiada.
Un obrita de amor que un cristiano realice
puede dar arrestos a un hombre cansino.
Un impulsito cuando la batalla arrecia
puede ayudarnos a llegar a destino.
Walter Isenhour
*

No espero pasar por este mundo más de una vez. Por lo tanto, si puedo hacer algún bien, si puedo tener alguna gentileza con uno de mis semejantes, más vale que sea ahora, y que no lo postergue ni lo relegue; pues no volveré a pasar por aquí.

Étienne de Grellet
*

El amor verdadero hace milagros, porque él mismo es ya el mayor milagro.

Amado Nervo
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.