El amor nunca falla

El amor no puede fallar. Da igual a quien se le prodigue. Siempre rinde cuantiosos beneficios. No se puede dar sin recibir a cambio. No se puede otorgar una recompensa sin ser recompensado. Cuanto más se da, más se recibe. Se multiplica: como los cinco panes y los dos peces que dieron de comer a miles, o como la última gota de aceite y el puñado de harina que sustentaron a tres personas durante tres años de hambre (Mateo 4:15-21; 1 Reyes 17:10-16).

D.B.B.
*

No hay dificultad que a base de amor no se venza, ni enfermedad que a base de amor no se cure. No hay puerta que con amor no se abra, ni abismo que con amor no pueda salvarse. No hay muro que a fuerza de amor no se venga abajo, ni pecado que a fuerza de amor no quede redimido. Por muy arraigado que esté un defecto, por muy desesperada que sea una situación, por muy confuso que sea un enredo o grave que sea una falta, el amor en medida suficiente todo lo disipa.

Emmett Fox
*

¿Quieres la llave que abre todos los corazones? Prueba el amor. Nunca falla, porque Dios es amor, y es imposible que Él falle.

D.B.B.
*

El capítulo del amor

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.

Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.

Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.

Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

El apóstol Pablo (1 Corintios 13)
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.