Fuerza creadora

El amor no es ciego. Todo lo contrario. Nos proporciona un tercer ojo espiritual que ve lo bueno y las posibilidades que otros no ven. El amor posee fuerza creadora, porque Dios es amor y Él es el Creador. Además, con Su ayuda, nuestra fe también puede crear.

D.B.B.
*

Si tratas a un hombre como si ya fuera quien puede llegar a ser, lo convertirás en quien debe ser.

Goethe
*

El amor embellece de un modo prodigioso.

Louisa May Alcott
*

Dile que es maravilloso, y lo será. Dile que es bella, y lo será.

D.B.B.
*

Otra oportunidad

El amor y la confianza van de la mano. Cuando se nos demuestra confianza nos sentimos amados. A todos nos gusta ser dignos de la confianza ajena; así y todo, muchas veces nos cuesta manifestar confianza en otra persona, sobre todo cuando no estamos muy seguros de que estará a la altura de lo que esperamos de ella. El amor nos insta a correr el riesgo. Considera la siguiente anécdota:

Tomás Edison sufrió sus decepciones y reveses mientras inventaba la lámpara eléctrica. Sin embargo, se negó a considerarlos fracasos. Cierta vez, cuando apenas había realizado la mitad de los experimentos que habría de llevar a cabo para coronar con éxito su misión, declaró: «No he fracasado; mis intentos fallidos han sido pasos hacia adelante. Cada uno supuso un éxito en el sentido de que me indicó qué rutas estaban equivocadas para la creación de la lámpara eléctrica. He descubierto más de doscientas cosas que no funcionan. Pronto encontraré una que sí da resultado».

Edison comprendía que los demás también ansían ser dignos de confianza y agradecen que se les dé la oportunidad de hacer repetidos intentos hasta alcanzar el éxito.

Tras cientos de experimentos, por fin produjo una bombilla que funcionaba. Era la primera que se había fabricado jamás, y Edison se sentía sumamente orgulloso y feliz. Llevaba años soñando con aquel momento.

—Llévala arriba, Jimmy —dijo entregándosela a su asistente, Jimmy Price.

De pronto se oyó un estallido, y al volverse, Edison vio su preciada bombilla hecha añicos en el piso. A Jimmy se le había resbalado de los dedos.

Edison no pronunció palabra. Regresó a su mesa de trabajo e inició la fabricación de una segunda bombilla.

Cuando por fin estuvo lista, Edison hizo algo muy significativo. Con una sonrisa, se la entregó a Jimmy.

—Ten cuidado  —le dijo.

Así le dio al muchacho otra oportunidad.

Anónimo
*

Me das aliento

Nadie influye tanto en mí,
me inyecta inspiración y me saca del abatimiento como tú.
¡Cuánto aliento me das!
Me ensalzas, me animas,
me alegras, me aplaudes,
me sonríes, me admiras,
me abrazas, me enalteces,
me elogias, me aprecias.
Nadie influye tanto en mí,
me inyecta inspiración y me saca del abatimiento como tú.
¡Cuánto aliento me das!
Me honras, me encomias,
me apruebas, me apuntalas,
me comprendes, me amas,
me avalas, me felicitas.
Gritas de gozo.
Nadie influye tanto en mí,
me inyecta inspiración y me saca del abatimiento como tú.
¡Cuánto aliento me das!
Anónimo
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.