Apéndice: Profecías bíblicas cumplidas

La Biblia contiene cientos de profecías —acerca de personas, naciones, lugares, momentos históricos y acontecimientos— que se han cumplido con todo detalle. Algunas se cumplieron casi inmediatamente; otras tomaron cientos de años. Pero en cada caso sucedió justo lo que Dios había anunciado. Contiene asimismo muchas profecías que aún no se han cumplido, pero que a su tiempo lo harán con la misma exactitud. «Yo, el Señor, hablaré, y se cumplirá la palabra que Yo hable; […] hablaré palabra y la cumpliré»1.

Enumeramos a continuación más de sesenta profecías destacadas que se han cumplido. Las hemos clasificado en dos grupos: las que cumplió Jesús y las que tuvieron que ver con otros personajes y acontecimientos, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

En ambas categorías, las predicciones están en orden cronológico, según la fecha en que se cumplieron. El cumplimiento de algunas no consta en la Biblia, pero está bien documentado; en esos casos se da la fecha histórica en que se produjo. Como los historiadores no coinciden totalmente en cuanto a las fechas, las que indicamos pueden diferir de las que aparecen en las notas de algunas biblias o en algún libro de consulta.

Algunas profecías se cumplieron en más de una oportunidad; por ejemplo, la de la conversión de los gentiles. En esos casos, las referencias que se dan son a modo de ejemplo.

Profecías cumplidas por Jesús

Nacimiento de una virgen: Isaías 7:14 (c. 742 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 1:22,23; Lucas 1:26–35 (4 a. C.).

Nacimiento en Belén: Miqueas 5:2 (710 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 2:1; Lucas 2:1–7 (4 a. C.).

Sale de Egipto: Oseas 11:1 (c. 740 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 2:13–23 (1 a. C.).

Ministerio en Galilea: Isaías 9:1,2 (c. 740 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 4:12–16 (27 d. C.).

Entrada triunfal en Jerusalén: Zacarías 9:9 (c. 487 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 21:2–10 (30 d. C.).

Es odiado sin causa: Salmo 69:4 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Juan 15:23–25 (30 d. C.).

Falsos testigos lo acusan: Salmo 27:12 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 26:60,61 (30 d. C.).

Lo golpean y le escupen: Isaías 50:6 (c. 712 a. C.).
Cumplimiento: Marcos 14:65; Juan 18:22; 19:2,3 (30 d. C.).

Es sometido a un juicio en el que está en juego Su vida, y no presenta ninguna defensa verbal: Isaías 53:7 (c. 712 a. C.).
Cumplimiento: Juan 19:6–9 (30 d. C.).

Año de Su crucifixión: Daniel 9:25,26 (c. 535 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 27:50 (30 d. C.). Se trata de una profecía acerca de 69 semanas, que representan 69 series de siete años de 360 días. En el año 445 a. C., el rey Artajerjes del Imperio persa cumplió la primera parte de esta profecía, recibida por Daniel unos 90 años antes, al decretar que se podían reconstruir los muros de Jerusalén. Desde ese momento hasta la muerte del Mesías transcurrieron 483 años de 360 días, que equivalen a 476 años solares de 365 días; o sea, que la profecía predijo con precisión el año de la crucifixión de Jesús, el año 30 d. C.

Sus verdugos echan suertes para quedarse con Sus prendas: Salmo 22:18 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Juan 19:23,24 (30 d. C.).

Muere, no por haber cometido un delito, sino por los pecados de la humanidad: Isaías 53:8–12 (c. 712 a. C.).
Cumplimiento: Juan 18:38; 19:30 (30 d. C.). (V. también 1 Pedro 3:18.)

Le dan hiel y vinagre: Salmo 69:21 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 27:34; Juan 19:29 (30 d. C.).

Le atraviesan las manos y los pies: Salmo 22:16 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 27:35–37 (30 d. C.). (V. también Lucas 24:36–40.)

Lo crucifican con delincuentes comunes: Isaías 53:12 (c. 712 a. C.).
Cumplimiento: Lucas 23:32,33 (30 d. C.).

Es objeto de burlas en la cruz: Salmo 22:7,8; 109:25 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 27:39–44 (30 d. C.).

No le quiebran un solo hueso durante la crucifixión: Salmo 22:17; 34:20 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Juan 19:31–33,36 (30 d. C.). (V. también Éxodo 12:46 y Juan 1:29.)

Le atraviesan el costado en la crucifixión: Zacarías 12:10 (487 a. C.).
Cumplimiento: Juan 19:34,37 (30 d. C.).

Es sepultado en la tumba de un rico: Isaías 53:9 (c. 712 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 27:57–60 (30 d. C.).

Resurrección: Salmo 16:10 (c. 980 a. C.); Mateo 16:21 (29 d. C.); Lucas 18:31–33 (30 d. C.).
Cumplimiento: Mateo 28:1–10; Lucas 24:1–7; 1 Corintios 15:3–8 (30 d. C.).

Ascensión: Salmo 68:18 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Lucas 24:50,51; Hechos 1:9 (30 d. C.).

Otras profecías cumplidas

Sara concibe y da a luz a Isaac siendo ya anciana: Génesis 17:15–19; 18:10,14 (c. 1898 a. C.).
Cumplimiento: Génesis 21:1–3 (c. 1897 a. C.).

Abraham se convierte en padre de naciones: Génesis 22:15–18 (c. 1872 a. C.).
Cumplimiento: De Isaac, hijo de Abraham, descienden los judíos; y de Ismael, también hijo de Abraham, los árabes.

José interpreta acertadamente los sueños del copero y el panadero del faraón: Génesis 40:1–19 (c. 1720 a. C.).
Cumplimiento: Génesis 40:20–22 (tres días después).

José interpreta acertadamente el sueño del faraón sobre las vacas y las espigas: Génesis 41:25–32 (1715 a. C.).
Cumplimiento: Génesis 41:53,54 (1715–1701 a. C.).

José gobierna sobre sus padres y hermanos: Génesis 37:5–10 (c. 1729 a. C.).
Cumplimiento: Génesis 45 (1707 a. C.).

División de las doce tribus de Israel entre los reinos de Judá e Israel: 1 Reyes 11:30–37 (c. 992 a. C.).
Cumplimiento: 1 Reyes 12:20 (975 a. C.).

Una maldición cae sobre el hombre que reconstruye los muros de Jericó: Josué 6:26 (c. 1451 a. C.).
Cumplimiento: 1 Reyes 16:34 (c. 930 a. C.).

Sequía: 1 Reyes 17:1 (c. 910 a. C.).
Cumplimiento: 1 Reyes 17:7 (c. 910 a. C.).

Provisión milagrosa para Elías y la viuda de Sarepta en época de hambre: 1 Reyes 17:9–14 (c. 910 a. C.).
Cumplimiento: 1 Reyes 17:15,16 (c. 910 a. C.).

Fin de la sequía: 1 Reyes 18:1 (c. 906 a. C.).
Cumplimiento: 1 Reyes 18:43–45 (c. 906 a. C.).

Destrucción del ejército de Ben-adad: 1 Reyes 20:13,14 (901 a. C.).
Cumplimiento: 1 Reyes 20:15–30 (901 a. C.).

Muerte del hombre que se niega a golpear a un profeta: 1 Reyes 20:35,36 (901 a. C.).
Cumplimiento: 1 Reyes 20:36 (901 a. C.).

Muerte del rey Acab: 1 Reyes 20:42 (899 a. C.); 21:18–24 (901 a. C.).
Cumplimiento: 1 Reyes 22:31–38 (897 a. C.).

Elías es transportado a los Cielos: 2 Reyes 2:3–10 (896 a. C.).
Cumplimiento: 2 Reyes 2:11 (896 a. C.).

Fin del hambre en Samaria: 2 Reyes 7:1,2 (c. 892 a. C.).
Cumplimiento: 2 Reyes 7:3–18 (c. 892 a. C.).

Hazael se convierte en cruel rey de Siria: 2 Reyes 8:7–13 (c. 891 a. C.).
Cumplimiento: 2 Reyes 8:14,15,28,29; 10:32; 13:3 (c. 891 a. C.).

Muerte de la reina Jezabel: 1 Reyes 21:23 (899 a. C.); 2 Reyes 9:10 (884 a. C.).
Cumplimiento: 2 Reyes 9:30–37 (884 a. C.).

Cuatro generaciones de descendientes del rey Jehú se sientan en el trono de Israel: 2 Reyes 10:30 (884 a. C.).
Cumplimiento: 2 Reyes 15:12 (c. 810 a. C.).

Aniquilación del ejército de Senaquerib y muerte de este: 2 Reyes 19:6,7,20–28,32–34 (c. 710 a. C.).
Cumplimiento: 2 Reyes 19:35–37 (c. 710 a. C.).

Nacimiento y celo del rey Josías: 1 Reyes 13:2 (975 a. C.).
Cumplimiento: 2 Reyes 22:1,2; 23:15–25 (641 a. C.).

Muerte de Hananías, falso profeta, en el plazo de un año: Jeremías 28:10–16 (c. 596 a. C.).
Cumplimiento: Jeremías 28:17 (c. 596 a. C.).

Invasión del reino del sur (Judá) por parte de los caldeos (babilonios): Habacuc 1:6–11 (c. 626 a. C.).
Cumplimiento: 2 Reyes 25:1 (590 a. C.).

Destrucción de Jerusalén a manos de los babilonios y cautividad de los judíos y del rey Sedequías: Jeremías 25:11 (c. 606 a. C.); 32:3–5 (c. 590 a. C.); 34:2 (c. 591 a. C.).
Cumplimiento: 2 Reyes 25:2–11; 2 Crónicas 36:11–21 (586 a. C.).

Humillación, conversión y rehabilitación del rey Nabucodonosor de Babilonia: Daniel 4:20–27 (c. 570 a. C.).
Cumplimiento: Daniel 4:28–37 (c. 569 a. C.).

Sucesión de imperios mundiales después de Babilonia: Daniel 2:31–40 (603 a. C.); 7:1–7,17 (c. 555 a. C.); 8:1–8 (c. 553 a. C.).
Cumplimiento: El Imperio medo-persa (538 a. C.– 333 a. C.) corresponde al pecho y los brazos de plata de la imagen del capítulo 2, al oso del capítulo 7 y al carnero del capítulo 8; el Imperio griego (333 a. C.– 146 a. C.) corresponde al abdomen y los muslos de la imagen de Daniel 2, al leopardo alado del capítulo 7 y al macho cabrío del capítulo 8; Roma (44 a. C.– 455 d. C.) corresponde a las piernas de hierro de la imagen de Daniel 2 y a la bestia con dientes de hierro del capítulo 7.

El rey Ciro de Persia —de quien se predijo incluso el nombre— concede a los judíos permiso para regresar a Jerusalén y reconstruir la ciudad y el templo: Isaías 44:28; 45:1–4 (c. 712 a. C.).
Cumplimiento: Ciro el grande reinó de 559 a 530 a. C. (V. también 2 Crónicas 36:22,23 y Esdras 1:1–4.)

Retorno de los judíos al cabo de 70 años de cautividad en Babilonia: Jeremías 25:12 (c. 606 a. C.); 29:10,14 (c. 599 a. C.); 33:7 (c. 590 a. C.); Zacarías 1:16,17; 8:9 (c. 519 a. C.).
Cumplimiento, evidenciado por la dedicación del templo una vez reconstruido: Esdras 6:14–16 (516 a. C.). (V. también Esdras capítulos 1, 7 y 8.)

Reconstrucción de los muros y las calles de Jerusalén: Daniel 9:25 (c. 538 a. C.).
Cumplimiento: Nehemías 6:15; 7:1 (445 a. C.).

Destrucción de Tiro, capital de Fenicia y centro mundial del comercio, en dos fases: Ezequiel 26:3–21 (588 a. C.).
Cumplimiento: La primera fase fue cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, sitió durante 13 años dicha ciudad costera y la destruyó (585–572 a. C.). Sin embargo, él no tenía armada, motivo por el cual no pudo arrasar el sector insular de la ciudad. La segunda fase fue cuando Alejandro Magno capturó la parte insular de Tiro construyendo un istmo desde la costa hasta la isla, para lo cual utilizó cedros de las montañas del Líbano como pilotes, y escombros de las ruinas del sector costero de la ciudad como relleno (332 a. C.).

Siendo estéril, Elisabet engendra y da a luz a Juan el Bautista: Lucas 1:13 (5 a. C.).
Cumplimiento: Lucas 1:24,57–64 (4 a. C.).

Matanza de los inocentes en Belén: Jeremías 31:15 (c. 606 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 2:16–18 (2 a. C.).

Juan el Bautista, predecesor del Mesías: Isaías 40:3 (c. 712 a. C.); Isaías 62:10–12 (c. 698 a. C.); Malaquías 3:1; 4:5,6 (420 a. C.); Lucas 1:17,76–80 (4 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 3:3 (26 d. C.).

Conversión de los gentiles: Isaías 9:2 (c. 740 a. C.); Isaías 49:6 (c. 712 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 4:13–16 (26 d. C.); Hechos 13:48 (46 d. C.).

Ceguera espiritual de los dirigentes religiosos judíos: Isaías 6:9 (c. 758 a. C.); Isaías 29:13 (c. 712 a. C.).
Cumplimiento: Marcos 7:6,7 (28 d. C.); Hechos 28:25–27 (62 d. C.).

Jesús es traicionado por Judas Iscariote: Salmo 41:9 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Juan 13:18; 18:1–5 (30 d. C.).

Monto y consecuencias de la recompensa entregada a Judas por traicionar a Jesús: Zacarías 11:12,13 (c. 487 a. C.).
Cumplimiento: Mateo 26:14,15; 27:3–10; Hechos 1:18,19 (30 d. C.).

Pedro niega a Jesús: Mateo 26:34 (30 d. C.).
Cumplimiento: Mateo 26:69–75 (30 d. C.).

Otro discípulo sustituye a Judas: Salmo 109:7,8 (c. 980 a. C.).
Cumplimiento: Hechos 1:17,20 (30 d. C.).

Derramamiento del Espíritu Santo: Joel 2:28,29 (c. 800 a. C.); Hechos 1:4,5 (30 d. C.).
Cumplimiento el día de Pentecostés: Hechos 2:1–4, 16–18 (30 d. C.).

Naufragio en el viaje de Pablo a Roma sin que se pierda una sola vida: Hechos 27:9,10,21–26,34 (61 d. C.).
Cumplimiento: Hechos 27:41–44 (61 d. C.). (V. también 2 Corintios 11:25.)

Destrucción de Jerusalén después de la venida de Jesús: Daniel 9:26 (c. 538 a. C.); Mateo 24:1,2; Lucas 19:42–44 (30 d. C.).
Cumplimiento: Cuarenta años después de la muerte de Jesús, las legiones romanas del emperador Vespasiano, a las órdenes de su hijo el general Tito, marcharon sobre Jerusalén, redujeron el templo a cenizas y separaron una a una las piedras de las ruinas para hacerse con el oro de las vasijas y adornos, que se había fundido y escurrido por entre las grietas (70 d. C.).

El Evangelio se predica, y el cristianismo se extiende por todo el mundo: Mateo 24:14; Hechos 1:8 (30 d. C.).
Cumplimiento: Actualmente las diversas confesiones cristianas cuentan con unos dos mil doscientos millones de fieles, repartidos por todos los países. (V. también Marcos 16:20; Hechos 8:1; 17:6.)

* * *
¿Cuál es tu caso?
Jesús contó la siguiente parábola:
—El sembrador salió a sembrar su semilla; y mientras sembraba, una parte cayó junto al camino, fue pisoteada y las aves del cielo se la comieron. Otra parte cayó sobre la piedra y, después de nacer, se secó, porque no tenía humedad. Otra parte cayó entre espinos, y los espinos que nacieron juntamente con ella la ahogaron. Y otra parte cayó en buena tierra, nació y llevó fruto a ciento por uno.
Hablando estas cosas, decía con fuerte voz:
—El que tiene oídos para oír, oiga.
Sus discípulos le preguntaron:
—¿Qué significa esta parábola?
Él dijo:
—A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios, pero a los otros por parábolas, para que viendo no vean y oyendo no entiendan.
»Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios. Los de junto al camino son los que oyen, pero luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra para que no crean y se salven. Los de sobre la piedra son los que, habiendo oído, reciben la palabra con gozo, pero no tienen raíces; creen por algún tiempo, pero en el tiempo de la prueba se apartan. La que cayó entre espinos son los que oyen pero luego se van y son ahogados por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto. Pero la que cayó en buena tierra son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia».
Lucas 8:5–15

1. Ezequiel 12:25

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.