Apéndice: Versículos para emplear en la testificación

Tal vez te venga bien marcar estos versículos clave en tu Biblia, Te resultará más fácil encontrarlos cuando estés testificando y tengas que explicar estos puntos.

Dios: Quién y cómo es

Juan 4:24: Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Efesios 4:6 (DHH): Hay un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por medio de todos y está en todos.

1 Juan 4:8: Dios es amor.

Jesús: Quién es, por qué vino y qué hace por nosotros

Juan 8:12: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Juan 11:25,26: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en Mí, no morirá eternamente.

Juan 14:6: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí.

1 Timoteo 1:15: Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.

1 Timoteo 2:5: Hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.

Por qué estamos separados del amor de Dios

Isaías 59:2: Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros Su rostro para no oír.

Romanos 3:23: Todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

La salvación es un regalo; no nos la podemos merecer por nuestras buenas obras

Romanos 6:23: La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Efesios 2:8,9: Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.

Tito 3:5: Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por Su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.

La salvación eterna: qué es y cómo se recibe

Juan 3:16: De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 1:12: A todos los que le recibieron, a los que creen en Su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.

Apocalipsis 3:20: Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye Mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Cómo sabemos que tenemos vida eterna si hemos aceptado a Jesús como Salvador

Juan 3:36: El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Juan 5:24: El que oye Mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

Juan 10:28: Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de Mi mano.

Hechos 16:31: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo.

Por qué necesitamos el Espíritu Santo

Mateo 3:11: Yo [Juan el Bautista] a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.

Juan 14:16: Yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre.

Juan 14:26: El Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en Mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que Yo os he dicho.

Juan 16:13: Cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por Su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Hechos 1:8: Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos […] hasta lo último de la tierra.

Lucas 4:18: El Espíritu del Señor está sobre Mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres.

Gálatas 5:22,23: El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Para llenarnos del Espíritu Santo no tenemos más que pedirlo

Lucas 11:9–13: Yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.