Introducción

A lo largo de los años se han escrito muchos libros de historia sobre el ascenso y la caída de una civilización, una ideología o una persona que dejó huella en el mundo. Se podría decir que este es también un libro de historia, aunque con una diferencia: Si bien los acontecimientos que relata ya están registrados en los anales celestiales, todavía no se han producido en la Tierra, pues su tema central es el inevitable surgimiento y la estrepitosa caída de un hombre que ha de gobernar el mundo: el Anticristo.

¿Quién es ese misterioso maestro del mal —a quien la Biblia denomina el Anticristo, la Bestia, el inicuo, el hombre de pecado, el hijo de perdición— que está destinado a saltar a la escena mundial y dominarla durante los siete años anteriores al regreso de Jesucristo? Desde hace milenios se ha especulado sobre su identidad. Aunque en este libro no podemos identificarlo con nombre y apellido, la Biblia lo describe bastante bien. Nos interesa saber todo lo que podamos de él, pues tal vez pronto se convierta en la principal figura de un gobierno mundial que tendría autoridad sobre todos nosotros.

En este libro y su continuación —Del fin al infinito— se describen los principales personajes y acontecimientos del período llamado comúnmente el Tiempo del Fin. Si bien la Biblia es clara en cuanto a ciertos sucesos fundamentales, hay muchos detalles que se prestan a diversas conjeturas. Las Escrituras son crípticas con referencia a ciertos sucesos, por lo que no llegaremos a entender del todo algunos pasajes hasta que se cumplan. Este libro tiene por objeto ofrecer a sus lectores un conocimiento básico del tema, de manera que cuando comiencen a hacerse realidad los acontecimientos del Tiempo del Fin entiendan lo que sucede y sepan cómo reaccionar.

Según todo lo que indican las Escrituras, este venidero líder mundial llegará al poder mediante intrigas, astucia y engaños1. Gracias a sus artificiosas maniobras políticas, llegará a resolver temporalmente algunos de los conflictos más acuciantes que hoy padece la humanidad, y forjará un notable pacto entre las potencias, ideologías y religiones que están en pugna en el mundo.

No obstante, aparte que todo ello requerirá nuestra sumisión al gobierno mundial y la conculcación de nuestros derechos humanos y libertades —incluida la libertad de culto—, la Biblia enseña que en última instancia el objetivo del dirigente de ese gobierno mundial será que sus seguidores le rindan culto como a Dios.

¿Por qué es tan importante que estemos al tanto de los detalles del Anticristo y su régimen? ¿Qué relevancia tiene eso para nosotros? Al fin y al cabo, muchos cristianos creen en las doctrinas popularizadas en los exitosos libros de la serie Dejados atrás, de Tim LaHaye y Jerry Jenkins: están convencidos de que Dios los sacará de este mundo y se los llevará al Cielo antes que se establezca el régimen del Anticristo. Pero por mucho que queramos eludir a ese hombre y su régimen de terror, son muchos los pasajes de las Escrituras que indican que los cristianos que estén con vida en la Tierra en el momento en que el Anticristo tome el poder permanecerán aquí hasta que caiga su gobierno, a menos que mueran entretanto. Lamentablemente, muchos no estarán preparados para lo que ha suceder en esa época y no darán testimonio de su fe —es decir, no se conducirán conforme a ella ni la difundirán—, con lo que defraudarán a Dios. En lugar de ser luminarias y guiar a los demás, corren el riesgo de caer en la misma impotencia y confusión que el resto de la humanidad. (V. apéndice 1.)

Más de 500 años antes de Cristo, el profeta Daniel predijo que «el pueblo que conoce a su Dios se mostrará fuerte y actuará. Y los entendidos entre el pueblo instruirán a muchos»2. Pero si no conocemos lo que ha de suceder y por ende no estamos preparados para desempeñar el papel que Dios nos ha asignado durante esa época, ¿cómo podemos contribuir al cumplimiento de ese versículo? Dios ha encargado a todos los que lo conocen que actúen e instruyan a muchos. No debemos fallarle. Sumerjámonos, pues, en el estudio de las Escrituras, para entenderlas cabalmente y así poder portar el estandarte de Dios a lo largo de los años del régimen del Anticristo, hasta el día en que Jesús aparezca en las nubes para llevarnos consigo al Cielo a fin de que recibamos allí el galardón más grande de todos los tiempos, cuando nos diga: «Bien, buen siervo y fiel […]. Entra en el gozo de tu Señor»3.

1. Daniel 11:21,23
2. Daniel 11:32,33 (NBLH)
3. Mateo 25:23

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.