Una generación egoísta

«Por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará» (Mateo 24:12).

Así describió Jesús la deshumanización y dureza de corazón que imperarían en los tiempos previos a Su segunda venida. Un pasaje afín de la Biblia dice: «También debes saber que en los últimos días vendrán tiempos peligrosos. Habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanidosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, sin templanza, crueles, enemigos de lo bueno, traidores, impetuosos, engreídos, amadores de los deleites más que de Dios» (2 Timoteo 3:1–4).

En casi todas partes del mundo imperan el egocentrismo y la insensibilidad. La prensa británica refleja lo que viene ocurriendo en la mayoría de los países:

Una encuesta realizada en fecha reciente arrojó que la moralidad en Gran Bretaña se halla en franco deterioro. Cada día la gente se vuelve más egoísta, y cada vez se aprecia menos espíritu cívico.
De acuerdo con una consulta organizada por la empresa Gallup, el 77% de los entrevistados coincidió en que el país es menos observante de las leyes que hace 10 años. El 65% opinó que el sentido de la moral es hoy en día más frágil.
Asimismo, el 70% opinó que el sentido de participación y solidaridad de la gente ha disminuido ostensiblemente desde hace 10 años. Por último, el 72% piensa que el país se está tornando más egoísta52.

Esas opiniones se vieron corroboradas por el informe final de la Comisión Nacional de Renovación Cívica de los EE.UU., presidida por el ex ministro de Educación William Bennett y el ex senador Sam Nunn. El informe de la comisión afirmaba:

A lo largo de la última generación nuestras familias se vieron sometidas a enormes presiones y muchas de ellas sucumbieron ante las mismas. Los vínculos vecinales y comunitarios se van perdiendo. En muchos casos, las calles y los lugares públicos ya no son seguros. Para la mayoría de los estudiantes, los colegios públicos son de calidad mediocre; y para muchos, un fracaso catastrófico. Las instituciones encargadas de formar a los jóvenes se han debilitado. Gran parte de nuestra cultura popular es vulgar, violenta y sin sentido. Una porción importante de lo que se oye en las plazas es basto y grosero. […] La confianza del público en nuestros dirigentes e instituciones ha decaído53.

Vidas truncadas

Un estudio de las Naciones Unidas señala que el tamaño de las familias ha venido disminuyendo a escala mundial, dado que las mujeres de la mayoría de los países quieren tener menos hijos54. Entre otras causas, esta drástica reducción de las familias obedece a los altísimos índices de abortos que ha habido en las últimas décadas. Si bien la embriología ha demostrado que la vida comienza en el momento mismo de la concepción55, cada año se siega la vida de 46 millones de niños indefensos antes que nazcan. El siguiente pasaje del profeta Jeremías podría aplicarse muy bien a nuestros tiempos: «En tus faldas se halló la sangre de los pobres, de los inocentes. No los sorprendiste en ningún delito» (Jeremías 2:34).

Siempre se ha considerado que el amor de una madre por sus pequeños es un afecto puro y natural. La agencia Reuters informa que en general las mujeres del planeta tienen cada vez menos niños y que aproximadamente una cuarta parte de los embarazos acaba en aborto56.

En el mundo se practican anualmente unos 46 millones de abortos. El 22 por ciento de todos los embarazos termina en aborto. Bélgica, los Países Bajos, Alemania y Suiza exhiben índices de abortos de menos de 10 por cada 1.000 mujeres en edad reproductiva; en todos los demás países de Europa Occidental y en los EE.UU. y Canadá, los índices oscilan entre 10 y 23 por cada 1.000 mujeres. Rumania, Cuba y Vietnam ostentan los índices más altos del mundo (entre 78 y 83 abortos por cada 1.000 mujeres). A escala global, el promedio de abortos a lo largo de la vida es de 1 por mujer57.

Hay investigadores que han documentado que entre los años 1920 y 2008 se realizaron 858 millones de abortos. Tomando en cuenta los abortos no declarados, se calcula que el total asciende a 961 millones. Se estima que en todo el mundo se practican 1,2 millones de abortos al mes58.

Estas cifras constituyen una elocuente crítica de la sociedad moderna, cuyos valores y condicionamientos presionan a muchas mujeres a tomar tal determinación. Estadísticas como estas habrían horrorizado a otras generaciones. Sin embargo, la nuestra las asume impávida. Ciertamente se está cumpliendo la predicción de que la gente se volvería insensible y el afecto natural desaparecería.

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.