Versículos sobre la crianza y formación de los hijos

Instruir y formar a los hijos

Jueces 13:8  Oró Manoa al Señor, y dijo: «Ah, Señor mío, yo te ruego [...] que nos enseñes lo que hayamos de hacer con el niño que ha de nacer».

A. Dios vela por los pequeñitos:

Mateo 18:10  Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que Sus ángeles en los Cielos ven siempre el rostro de Mi Padre que está en los Cielos.

B. Aunque uno solo de los padres sea creyente, los hijos son santificados por Dios:

1 Corintios 7:14  El marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos.

C. La formación que reciban en los primeros años los guiará a lo largo de la vida:

Proverbios 22:6  Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

D. Da prioridad al cuidado y a la instrucción de tus hijos:

3 Juan 1:4  No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad.

E. Si los descuidas a causa de otras cosas, tanto tú como ellos sufrirán las consecuencias:

Proverbios 29:15  El niño dejado a sus caprichos es vergüenza de su madre (BL).

F. Debemos enseñar a nuestros hijos la Palabra de Dios:

Deuteronomio 6:6,7  Estas palabras que Yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Deuteronomio 11:18,19  Pondréis estas Mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma. [...] Las enseñaréis a vuestros hijos.

Isaías 38:19b  El padre hará notoria Tu verdad a los hijos.

Joel 1:3  De esto contaréis a vuestros hijos, y vuestros hijos a sus hijos, y sus hijos a la otra generación.

Juan 21:15  Jesús dijo a Simón Pedro: «Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos?» Le respondió: «Sí, Señor; Tú sabes que te amo». Él le dijo: «Apacienta Mis corderos».

2 Timoteo 3:15  Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

Salmo 78:1,6  Escucha, pueblo Mío, Mi ley; inclinad vuestro oído a las Palabras de Mi boca. [...] Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos.

1 Juan 2:13  Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre.

G. Enseña a tus hijos a confiar en Dios:

Salmo 22:9  [El rey David dijo:] Tú eres [...] el que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.

Salmo 34:11  Venid, hijos, oídme; el temor [la veneración] del Señor os enseñaré.

Salmo 78:6,7  Para que [...] sepa [las Palabras de Dios] la generación venidera [...]; y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos, a fin de que pongan en Dios su confianza, y no se olviden de las obras de Dios; que guarden Sus mandamientos.

Hechos 2:39  Para vosotros es la promesa [de Dios], y para vuestros hijos.

H. Llévalos a aceptar a Jesús:

Marcos 10:14  Jesús [...] les dijo: «Dejad a los niños venir a Mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios».

Gálatas 4:19  Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros.

1 Juan 2:12  Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por Su nombre.

I. La Palabra de Dios les enseña cómo se alcanza la vida eterna:

Juan 5:39  Escudriñad las Escrituras; porque [...] en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de Mí.

2 Timoteo 3:15  Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

J. Únicamente Dios es capaz de enseñarles lo más importante de la vida:

Salmo 25:5  Encamíname en Tu verdad, y enséñame, porque Tú eres el Dios de mi salvación; en Ti he esperado todo el día.

Proverbios 8:32,33  [Habla la Sabiduría, el Espíritu de Dios:] Hijos, oídme, y bienaventurados los que guardan Mis caminos. Atended el consejo, y sed sabios, y no lo menospreciéis.

Isaías 54:13  Todos tus hijos serán enseñados por el Señor; y se multiplicará la paz de tus hijos.

1 Corintios 2:13  Hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

K. Participación de los niños en reuniones religiosas junto a sus padres:

Josué 8:35  [Los pequeñitos escuchan la lectura de la Biblia junto a sus padres:] No hubo palabra alguna de todo cuanto mandó Moisés, que Josué no hiciese leer delante de toda la congregación de Israel, y de las mujeres, de los niños, y de los extranjeros que moraban entre ellos.

2 Crónicas 20:13  [Los niños participan en una importante reunión de oración:] Todo Judá estaba en pie delante del Señor, con sus niños y sus mujeres y sus hijos.

Joel 2:12,16  Dice el Señor, convertíos a Mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. [...] Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que maman, salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia.

La obediencia y la desobediencia de los hijos

A. Los hijos deben obedecer a sus padres:

Proverbios 1:8  Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre.

Efesios 6:1  Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.

Colosenses 3:20  Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.

B. Los hijos deben honrar y venerar a sus padres:

Éxodo 20:12  Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que el Señor tu Dios te da.

Levítico 19:3  Cada uno temerá a su madre y a su padre.

Efesios 6:2  Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa.

Proverbios 23:22  Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.

Proverbios 20:20  Al que maldice a su padre o a su madre, se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa.

C. La bendición de tener hijos obedientes y juiciosos:

Proverbios 10:1  El hijo sabio alegra al padre.

Proverbios 13:1  El hijo sabio recibe el consejo del padre.

Proverbios 23:15,16  Hijo mío, si tu corazón fuere sabio, también a mí se me alegrará el corazón; mis entrañas también se alegrarán cuando tus labios hablaren cosas rectas.

Proverbios 23:24,25  Mucho se alegrará el padre del justo, y el que engendra sabio se gozará con él. Alégrense tu padre y tu madre, y gócese la que te dio a luz.

3 Juan 1:4  No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad.

D. El pesar de tener hijos desobedientes y necios [que no obedecen a sus padres ni al Señor]:

Proverbios 17:21  El padre del necio no se alegrará.

Proverbios 17:25  El hijo necio es pesadumbre de su padre, y amargura a la que lo dio a luz.

Proverbios 19:13  Dolor es para su padre el hijo necio.

Proverbios 10:1  El hijo necio es tristeza de su madre.

Instrucción amorosa combinada con disciplina firme

A. Trata a tus hijos con suavidad y amor:

Efesios 6:4  Padres, no hagan enojar a sus hijos, sino más bien críenlos con disciplina e instrúyanlos en el amor del Señor (DHH).

Colosenses 3:21  Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.

1 Tesalonicenses 2:7  Fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos.

Tito 2:4  Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos.

B. La paciencia, la misericordia y la verdad son de lo más eficaces:

1 Tesalonicenses 2:11  Como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros.

Romanos 2:4  [La] benignidad [de Dios] te guía al arrepentimiento.

Proverbios 16:6  Con misericordia y verdad se corrige el pecado, y con el temor del Señor los hombres se apartan del mal.

C. Cada hijo es diferente; pide a Dios que te indique la mejor forma de instruir y disciplinar a cada uno:

Jueces 13:12  ¿Cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debemos hacer con él?

D. Las Escrituras nos advierten que castiguemos a los hijos que se portan mal:

Proverbios 13:24  El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

Proverbios 19:18  Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza.

Proverbios 22:15  La necedad está ligada en el corazón del muchacho; mas la vara de la corrección la alejará de él.

Proverbios 23:13  No rehúses corregir al muchacho.

Proverbios 29:17  Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.

E. Un cristiano responsable debe saber refrenar a sus hijos:

1 Timoteo 3:4  [Requisitos que debe cumplir un dirigente cristiano:] Que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad.

1 Timoteo 3:12  Que gobiernen bien sus hijos y sus casas.

Tito 1:6  Que [...] tenga hijos creyentes que no estén acusados [...] de rebeldía.

(V. también Gálatas 4:1,2)

F. Qué pasa cuando no se corrige ni se controla a los hijos:

1 Samuel 3:13  [El Señor dijo a Samuel:] Yo juzgaré [la] casa [de Elí] para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado (1 Samuel 2:22-25).

1 Reyes 1:1,5,6  [Adonías procura hacerse con el trono de David:] Cuando el rey David era viejo y avanzado en días [...] Adonías hijo de Haguit se rebeló, diciendo: «Yo reinaré». Y se hizo de carros y de gente de a caballo, y de cincuenta hombres que corriesen delante de él. Y su padre nunca le había entristecido en todos sus días [cuando era más pequeño] con decirle: «¿Por qué haces así?»

Proverbios 29:15  El niño dejado a sus caprichos es vergüenza de su madre (BL).

G. La falta de disciplina es producto de la falta de temor de Dios:

1 Samuel 2:29,30  ¿Por qué habéis hollado Mis sacrificios y Mis ofrendas, que Yo mandé ofrecer en el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a Mí? [...] Yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco (v. el motivo en 1 Samuel 2:12-17).

H. Algunos hijos se descarrían a pesar de haber recibido buena instrucción:

1 Samuel 8:1,3  [Los hijos de Samuel se volvieron corruptos y codiciosos pese a que su padre era justo:] Aconteció que habiendo Samuel envejecido, puso a sus hijos por jueces sobre Israel. [...] Pero no anduvieron los hijos por los caminos de su padre, antes se volvieron tras la avaricia, dejándose sobornar y pervirtiendo el derecho.

Marcos 13:12,13  [En los Postreros Días, algunos traicionarán a sus padres cristianos.]  (V. también Mateo 24:10.)

(V. también Proverbios 2:16-18.)

I. La parcialidad y el favoritismo causan problemas:

Génesis 25:27,28  Amó Isaac a Esaú [su hijo mayor] [...]; mas Rebeca amaba a Jacob [y lo ayudó a engañar a su anciano padre (Génesis 27:1-18)].

Génesis 37:3,4  Amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores. Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente.

La infancia y la adolescencia

A. Hay que tener en cuenta las limitaciones de los niños:

Génesis 33:13,14  Los niños son tiernos. [...] Yo me iré poco a poco [...], al paso de los niños.

B. Crecimiento y maduración:

Hebreos 5:14  El alimento sólido [las doctrinas fuertes] es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

C. Si se los instruye bien, los niños son una gran bendición:

Salmo 127:4,5  Como flechas en manos del guerrero son los hijos de la juventud. Feliz el hombre que con tales flechas ha llenado su aljaba, pues no quedará avergonzado al litigar en la puerta de la ciudad con su enemigo (BL).

Isaías 8:18  He aquí, yo y los hijos que me dio el Señor somos por señales y presagios en Israel, de parte del Señor de los ejércitos, que mora en el monte de Sion.

Mateo 18:5  Cualquiera que reciba en Mi nombre a un niño como este, a Mí me recibe.

(V. también Marcos 9:36,37.)

D. Los niños ofrecen alabanzas a Dios:

Mateo 21:15,16  Los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: «¡Hosanna al Hijo de David!» se indignaron, y le dijeron: «¿Oyes lo que éstos dicen?» Y Jesús les dijo: «Sí; ¿nunca leísteis: “De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza”?»

Nehemías 12:43  Sacrificaron aquel día numerosas víctimas, y se regocijaron, porque Dios los había recreado con grande contentamiento; se alegraron también las mujeres y los niños; y el alborozo de Jerusalén fue oído desde lejos.

Salmo 148:12,13  Los jóvenes y también las doncellas, los ancianos y los niños... alaben el nombre del Señor, porque sólo Su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos.

E. La adolescencia y el paso a la adultez:

1 Corintios 13:11  Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

Efesios 4:14  Ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error.

1 Corintios 14:20  Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.

F. La adolescencia, edad de consagración a Dios:

2 Crónicas 34:1-7  [A los 16 años el rey Josías buscó al Señor de todo corazón y consagró su vida a Él, y a partir de ese momento lo sirvió con gran dedicación.]

Eclesiastés 12:1  Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud.

1 Timoteo 4:12  Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.