¿Hablar o escuchar?

¿Hablar o escuchar?

La pequeña cafetería de nuestro lugar de trabajo bullía de cháchara. Mis colegas estaban sentados en grupos, y las conversaciones se entrecruzaban. Aquella mañana se me ocurrió que tenía poco que aportar y opté por sentarme sola. Mirando por la ventana me dejé llevar por el penoso recuerdo de una pérdida reciente, y pensé también en algunos conflictos que habían asomado en mis relaciones laborales y en un trastorno de salud persistente. Me intrigaba cuándo llegaría al mentado final del túnel donde vuelve a brillar el sol.

Mientras sorbía mi café eché un vistazo a mi alrededor. Me pareció que todo el mundo tenía algo que contar. Daba la impresión de que todos disfrutaban relatando sus experiencias; sin embargo, eran pocos los que escuchabanactivamente. Me puse a pensar que me vendría bien una buena amiga que tuviera el don de escuchar y pudiera ayudarme a desenredar la madeja de mis pensamientos. Entonces comenzó a tomar forma una idea en mi cabeza. En lugar de esperar a que apareciera esa amiga especial, ¿por qué no ser yo esa clase de amiga? Como acababa de empezar el año, hasta podría hacerme el propósito tardío de escuchar mejor a los demás.

Mi nuevo objetivo de aprender a escuchar me llevó a reflexionar también sobre mi modo de escuchar a Dios. Naturalmente llegué a la conclusión de que necesitaba mejorar en ese aspecto y agudizar el oído para captar instrucciones celestiales. Tuve que reconocer que últimamente, cuando oraba, hablaba mucho y escuchaba poco.

Aunque tengo muchísimo que aprender acerca de ese arte, el primer paso es decidirse a escuchar a los demás como a uno le gustaría que lo escucharan. Tras haber hecho mis pinitos, ya noto que mis relaciones con mis compañeros de trabajo y amigos han mejorado.

Dicho sea de paso, Dios me ha conducido a alguien que sabe escuchar muy bien, cuya atención me ha ayudado a esclarecer mis ideas y sentirme comprendida. «Dad, y se os dará»1.

1. Lucas 6:38
Iris Richard

Iris Richard

Iris Richard tiene siete hijos y seis nietos. Vive con su marido en Kenia, donde participa, desde hace 21 años, en labores misioneras y programas de ayuda humanitaria. Es enfermera y consejera. 

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.