La enseñanza de la orquídea

La enseñanza de la orquídea

Hoy habría sido el cumpleaños de mi hija Rejoice. Desde que falleció, todos los años tenemos por costumbre celebrar este día recordando momentos destacados que vivimos juntos.

Este año yo quiero contar la historia de la orquídea. 

En aquel tiempo Rejoice vivía en Osaka (Japón) con su marido y cinco hijos. Un día invernal se encontraba fuera trabajando en el jardín cuando vio a una vecina que sacaba una maceta con los despojos de lo que alguna vez había sido una planta.

—Era una orquídea preciosa
—dijo la señora con un suspiro—, un regalo de cumpleaños de mis hijos; pero se secó.

—¿Te importa si intento recuperarla? —preguntó Rejoice.

Como la vecina estaba contenta de sacársela de encima, Rejoice tomó la maceta, y durante tres años se dedicó a cuidar, regar y abonar aquella planta aparentemente inerte. Investigó cuáles son las condiciones ideales de luz, temperatura y agua para una orquídea. Sin embargo, nada parecía dar resultado. A lo largo de aquellos tres años, todos los que veían la planta le aconsejaban que se diera por vencida y la botara. Estaba claro que se había marchitado y solo ocupaba espacio.

Pero Rejoice perseveró. Una mañana —ya en el cuarto año— de golpe la orquídea echó una hermosa flor. Mi mujer y yo estábamos de visita en aquel momento y le tomamos una foto.

La paciencia de nuestra hija y sus tiernos cuidados en aquel asunto de poca monta me hablaron al alma acerca de tener una visión de largo plazo y no darme por vencido cuando mis esfuerzos no parecen producir resultados inmediatos. La perseverancia requiere fe y buen ojo para ver ciertas posibilidades que otros no perciben.

¿Cuántas personas han sido desechadas como casos sin remedio? Sin embargo, si recibieran el amor y los cuidados que necesitan, su vida podría transformarse en una bella flor. Espero adquirir más paciencia, visión de futuro y fe para reconocer el potencial que tienen los demás y ayudarlos a cultivarlo, de modo que algún día puedan florecer.

* * *

Cultiva una mente optimista, usa tu imaginación, considera siempre las alternativas y atrévete a creer que puedes hacer posible lo que otros consideran inviable.  Rodolfo Costa

La gloria de la jardinería: tener las manos en la tierra, la cabeza al sol, el corazón junto a la naturaleza. Cultivando un jardín no se alimenta solamente el cuerpo, sino también el alma.  Alfred Austin (1835–1913)

Podcast

Curtis Peter van Gorder

Curtis Peter van Gorder

Curtis Peter van Gorder es guionista y mimo. Dedicó 47 años de su vida a actividades misioneras en 10 países. Él y su esposa Pauline viven actualmente en Alemania.

Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.