Paso a paso

Paso a paso

Un conocido relato describe a un hombre que deambulaba por una playa al atardecer. A cierta distancia observó que un jovencito se agachaba para recoger algo, que luego arrojaba al agua.

Acercándose, el hombre logró distinguir que el chico recogía estrellas de mar varadas en la arena y las devolvía con ímpetu al agua. El hombre preguntó al muchacho qué hacía.

—Estoy arrojando estas estrellas de mar al agua para que no mueran en la arena.

—Pero si hay miles en esta playa y esto mismo se repite en litorales de todo el mundo. No servirá de nada.

Sonriendo, el chiquillo se agachó, recogió otra estrella y mientras la lanzaba al mar respondió:

—A esa le sirvió.

Con el mundo plagado de problemas de proporciones inimaginables es fácil deducir que nuestro guijarro lanzado a ese caótico océano no servirá de nada. No obstante, todo lo que hacemos, por insignificante que parezca, produce una onda expansiva y tiene un efecto positivo en la vida de las personas con quienes nos cruzamos en el camino, así como en la de otras que se toparán con ellas en el camino.

Lo bueno es que el proceso no es tan complicado como pensamos. Todo se reduce a una simple regla: la Ley del Amor, que Jesús definió como amar a Dios por encima de todo y tratar a otros como queremos que nos traten a nosotros.1

Si medimos nuestros actos con una vara muy exigente pensando que hay que enderezar todos los entuertos del mundo, nos veremos superados y la tarea resultará imposible. En cambio, si expresamos la enseñanza de Jesús en términos llanos y de todos los días, y abordamos una decisión, un acto, una conversación o un gesto de bondad a la vez, de pronto la tarea no se pinta tan espinosa.

1. Véase Mateo 22:37-40; 7:12

Podcast

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso —que firma algunos artículos con el seudónimo de Gabriel Sarmiento— es director de la revista Conéctate. Tiene una larga trayectoria como traductor e intérprete. Es además profesor, locutor, redactor de artículos motivacionales y escribe poesía. Ha vivido en tres continentes y desde hace 40 años es misionero voluntario de La Familia Internacional. En su cuenta en Twitter publica noticias, frases y reflexiones: @gabiconectate.

Más en esta categoría: « El arte de animar Un conducto »
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.