Tu pequeña luz

Tu pequeña luz

Me encanta leer narraciones vibrantes de personas que fundaron ONG, orfanatos, que adoptaron niños, crearon organizaciones de defensa de la libre competencia o algún otro portento de esos que cambian el mundo. Con todo —y por mucha inspiración que obtenemos de esos ejemplos—, la mayoría no tenemos vocación para ese tipo de misión. Estamos establecidos en un lugar, con una familia y lazos comunitarios, llevando una vida de perfil bastante bajo.

Quisiera comentar tres cosas que facilitaron que mi familia aprendiera a amar y servir a la colectividad en medio de nuestra vida cotidiana.

Una buena disposición para servir
Podría ser en la iglesia o el colegio de tus hijos, o hacer algo por el vecino o dondequiera que haya una necesidad que esté a tu alcance atender. No te quepa duda de que la habrá. Aprendimos eso cuando comenzamos a servir en nuestra iglesia. Aunque inicialmente dábamos una hora de nuestro tiempo, al compenetrarnos más de las necesidades que podíamos atender, accedimos a hacerlo. Esos actos de servicio nos permiten retribuir a nuestra vecindad. Además resultamos favorecidos por las amistades que contribuye a cultivar y afianzar.

Descartar el perfeccionismo
¿Te gusta recibir visitas pero solamente cuando has tenido tiempo de limpiar la casa, preparar una comida gourmet y cortar flores frescas para poner en la mesa? Yo aprendí que ser asequible es el primer paso de la hospitalidad. Recibir a alguien en tu casa es en muchos casos lo que genera y estimula una amistad. Yo te abriré la puerta sea cual sea el estado en que se encuentre mi casa y compartiré contigo lo que tenga en la cocina. Me acostumbré a no ocultar mis imperfecciones y descubrí que eso facilita a los demás hacer lo propio.

Priorizar las relaciones por sobre la conveniencia
Como le pasa a todo el mundo, hay veces que no quiero estar ya con nadie. No hay nada que me guste más que mi cama y un buen programa de TV, sin que nadie me fastidie. No obstante, más tarde voy a hornear unos bizcochos para mi marido y sus amigos, que vienen a ver un partido de fútbol. En los años venideros tengo la certeza de que recordaremos más gratamente los momentos que pasamos con la gente que apreciamos que los programas de TV que vi en pijamas.

Aunque tal vez tu luz no sea muy grande, brillará con fulgor si abres tu vida a quienes te rodean y los sirves con calidez y alegría. Como hizo Jesús.

Marie Alvero

Marie Alvero ha sido misionera en África y México. Lleva una vida plena y activa en compañía de su esposo y sus hijos en la región central de Texas, EE. UU. 

Más en esta categoría: « Dar o no dar
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.