Cuando pierdo los estribos

Cuando pierdo los estribos

Cuando pierdo los estribos,
pierdo también la razón.
Jamás puedo estar contento
de algo que hago con rencor.
Siempre que he hablado con ira,
con el rostro enrojecido,
he soltado una palabra
de la que me he arrepentido.
Nunca, movido por la rabia,
realicé una buena acción;
fueron más bien exabruptos
y tuve que pedir perdón.
Si analizo mi trayectoria,
lo perdido y lo ganado,
no recuerdo nada bueno
que la furia me haya dado.
Con los años he aprendido
a esforzarme por ser paciente.
Nunca más quiero actuar
con el ánimo caliente.
Me ha enseñado la experiencia
que si pierdo los estribos
no hago nada aconsejable
ni que tenga buen sentido.
Anónimo
Etiquetado como
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.