La tolerancia

La tolerancia

La familia humana es sumamente diversa. Muchos conflictos surgen por la intolerancia de la visión que los demás tienen del mundo. Aprender a ser tolerante es uno de los pilares para crear un mundo mejor.—Robert Alan

Respeta a tus semejantes, trátalos con imparcialidad, disiente de ellos con franqueza, disfruta de su amistad, explora sus ideas con una actitud abierta e invítalos a hacer lo mismo con las tuyas, trabaja con ellos para alcanzar metas comunes, ayúdalos y acepta su ayuda. Sin mentiras destructivas. Sin miedos absurdos. Sin caer en la debilidad que causa el enojo.—Bill Bradley (1943–    )

La tolerancia no implica falta de compromiso con las propias creencias. Es más bien el rechazo de la opresión y la persecución de los demás.—John Kennedy (1917–1963)

Cuando encuentras paz interior reúnes las condiciones para vivir en paz con los demás.—Peace Pilgrim (1908–1981)

Si te dedicas a juzgar a los demás no tendrás tiempo para amarlos.—Madre Teresa (1910–1997)

Es preciso que promovamos una mayor tolerancia y entendimiento entre los pueblos del mundo. Nada puede resultar más peligroso para nuestros esfuerzos por alcanzar la paz y el desarrollo que un mundo dividido en frentes de orden religioso, étnico o cultural. En cada nación y entre todas las naciones debemos trabajar para promover la unidad sobre la base de la condición humana que compartimos.—Kofi Annan (1938–    )

No podemos perder nuestras cualidades, experiencias y verdades íntimas. Nadie puede destruirlas ni despojarnos de ellas. Cada persona tiene una valía innata y puede hacer una contribución a la comunidad humana. Todos podemos tratarnos unos a otros con dignidad y respeto, crear oportunidades para alcanzar la plenitud en la vida y ayudarnos unos a otros a descubrir y cultivar nuestros dones singulares. Cada uno de nosotros se lo merece, y todos podemos ofrecérselo a los demás.—Anónimo.

Lo mejor que puedes dar a un enemigo es perdón; a un adversario, tolerancia; a un amigo, tu corazón; a un hijo, tu buen ejemplo; a tu padre, deferencia; a tu madre, una conducta que la enorgullezca de ti; a ti mismo, respeto; a todos, caridad.—Benjamin Franklin (1706–1790)

Todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos.—Jesús, en Mateo 7:12

Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo.—San Pablo Apóstol, en Filipenses 2:3 

Oración por la paz

Donde hay odio, que yo lleve el amor.

Donde hay ofensa, que yo lleve el perdón.

Donde hay discordia, que yo lleve la unión.

Donde hay desespero, que yo lleve la esperanza.

Donde hay tinieblas, que yo lleve la luz.

Donde hay tristeza, que yo lleve la alegría.

Atribuida a San Francisco

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.