Las relaciones humanas: sus dificultades y recompensas

Las relaciones humanas: sus dificultades y recompensas

Al nacer descubrimos la calidez y seguridad del amor de nuestra mamá, y poco a poco también de nuestro papá. Esas son nuestras primeras impresiones de la vida y el punto de partida de nuestras relaciones humanas. En los primeros meses y años de la infancia esa es básicamente la única expresión de amor que necesitamos para sentirnos plenos y realizados: el incondicional cariño de piel que nos brindan nuestros progenitores. No obstante, a medida que vamos creciendo, nuestro universo se expande. Las relaciones humanas y sentimentales se van haciendo más complejas. Y nos percatamos de que no toda la gente nos ama como nuestros padres.

Pocos son los que nos dicen: «Estoy orgulloso de ti», o: «Sigue adelante, que tú puedes». Es más, muchas veces lo que oímos son las antípodas de eso. Aprendemos que las amistades hay que ganárselas, que no somos los seres más importantes del planeta y que para que las relaciones fluyan hace falta una cuota importante de humildad, generosidad e interés en los demás. El trato que damos a nuestros semejantes y el que recibimos de ellos llegan a ser un factor de mucho peso, que además consta de una miríada de aristas y recovecos.

Las relaciones interpersonales constituyen una de las pruebas más difíciles que nos presenta la vida. A la vez, sin embargo, pueden ser muy gratificadoras. Surge entonces la pregunta: ¿Cómo podemos sacar el máximo provecho de esas relaciones y a la vez contribuir a que sean positivas para los demás? Jesús nos reveló el secreto en palabras llanas: «Como el Padre me ha amado, así también Yo os he amado», y: «Este es Mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como Yo os he amado» (Juan 15:9,12). Si nos acercamos a Él, Su amor se hará parte de nosotros e impregnará nuestras relaciones con los demás.

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso —que firma algunos artículos con el seudónimo de Gabriel Sarmiento— es director de la revista Conéctate. Tiene una larga trayectoria como traductor e intérprete. Es además profesor, locutor, redactor de artículos motivacionales y escribe poesía. Ha vivido en tres continentes y desde hace 40 años es misionero voluntario de La Familia Internacional. En su cuenta en Twitter publica noticias, frases y reflexiones: @gabiconectate.

Más en esta categoría: « Empatía Del otro lado del escritorio »
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.