No demos a nadie por perdido

No demos a nadie por perdido

Es fácil juzgar a la gente con ligereza o con poca o ninguna fe en su capacidad de superación. Dicen, sin embargo, que si queremos ver cambios positivos en una persona de nuestro entorno la debemos tratar como si ya poseyera la cualidad o el rasgo de carácter que deseamos que exhiba. Solo eso ya es un poderoso agente de cambio. Lamentablemente muchas veces pecamos de intolerancia, de excesivo rigor o de negatividad hacia nuestros semejantes. Sospechamos lo peor y hacemos predicciones pesimistas que llevan en sí el germen negativo de su cumplimiento.

Mi amigo Keith, jefe de redacción de la versión en inglés de Conéctate, cuenta que estando un día con su esposa, Caryn, conoció a Sam, un tipo de casi dos metros de estatura y 225 kilos de peso, un pedazo de hombre que metía miedo con su mirada hosca. Las primeras veces que lo vieron no se acercaron a él, lo mismo que hacían casi todas las personas. Hasta que una tarde ella entabló conversación con él. Luego de la cháchara inicial, Sam le contó su vida. Trascendió que de niño estaba jugando con su hermano menor en la calle, frente a su casa, cuando su hermanito fue atropellado por un auto. El chico murió en el accidente, y le echaron la culpa a Sam.

—Después de eso no se cansaban de decirme que yo era malo —reveló—, y como todos daban por hecho que yo era malo, decidí serlo de verdad. Ni siquiera tenía que ponerme verde como Hulk para que aflorara mi carácter violento. ¡Sentía tanta rabia!

El enojo le duró veinte años. Ahora el Sam que conocen Keith y su esposa es otro: una persona sensible, inteligente, intuitiva, que además se expresa muy bien. Con un poco de aceptación se está transformando. El concepto que se hicieron de él al principio resultó estar completamente equivocado.

Acordémonos de que con la medida con que medimos seremos medidos, y que a malos ojos no hay cosa buena. ¡Qué fácil sería dar por perdidos, por incorregibles, a todos los Sam que hay en el mundo! Muchos hacen eso y son lapidarios con las personas difíciles. Pero Dios no es así. Él espera más de nosotros.

Podcast

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso —que firma algunos artículos con el seudónimo de Gabriel Sarmiento— es director de la revista Conéctate. Tiene una larga trayectoria como traductor e intérprete. Es además profesor, locutor, redactor de artículos motivacionales y escribe poesía. Ha vivido en tres continentes y desde hace 40 años es misionero voluntario de La Familia Internacional. En su cuenta en Twitter publica noticias, frases y reflexiones: @gabiconectate.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.