Una vida signada por el perdón

Una vida signada por el perdón

A lo largo de mi vida he recibido mi cuota de (merecidas) consecuencias por mis transgresiones. Sin embargo, en más de una ocasión no recibí lo que me hubiera merecido. En cambio, obtuve misericordia.

Un día, cuando tenía 12 años, estaba en un centro comercial con mi familia. Me habían encargado que vigilara a mi hermano menor mientras mis padres aguardaban en una fila, pero me distraje y se perdió. Casi había llegado al estacionamiento cuando lo encontramos. ¿Me regañaron? Claro que sí. Pero lo hicieron con amor y templanza. Ese día supe lo que era la gracia. No lo merecía, pero nunca se me olvidó.

Poco tiempo después tomé algo que no me pertenecía. Cuando mi madre me interpeló, mis oídos retumbaban como truenos mientras pensaba: ¿Por qué habré hecho eso? La vida nunca volverá a ser igual.

No obstante, mi madre me tomó en sus brazos y me dijo estaba convencida de que yo podía ser una mejor persona y que empezaría por devolver inmediatamente lo que me había llevado. A la larga resultó que yo tenía razón, aunque no como había pensado: Mi vida nunca volvió a ser igual desde aquella penosa enseñanza.

Unos años después caí en las típicas peleas, discusiones estériles y respuestas sarcásticas de la adolescencia y la temprana adultez. Me portaba mal con un amigo, uno de mis hermanos o mis padres y luego me sentía avergonzado, sabiendo que me había granjeado la exclusión, el rechazo o alguna otra consecuencia. A veces me tocaba mi merecido. Con todo, en muchas ocasiones descubrí que los demás tenían almas más generosas de lo que me había imaginado y me perdonaron una y otra vez.

Hoy en día me esfuerzo por ser un marido amoroso con mi estupenda mujer y un padre afable con mis dos pequeñas hijas. La mayoría del tiempo lo consigo. En ciertos días, no tanto. Hubo momentos en que no me conduje como debía y me resultó difícil no solo dar la cara ante ellas, sino también ponerme cara a cara conmigo mismo. Increíblemente, cuando la vergüenza me llevaba a agachar la cabeza, el amor que me demostraban ellas me ayudaba a levantarla, y la bondad y la tranquilidad que me transmitían eran como un bálsamo. Todo eso me demostró que la vida es un largo proceso de aprendizaje.

Jesús perdonó a quienes lo despreciaron, azotaron y mataron. Tenía paciencia con Sus discípulos cuando les costaba entender Sus enseñanzas. Recibió de vuelta a quienes lo negaron y a amigos que le habían ocasionado profundo dolor. Tocó a los incrédulos y a los marginados y les levantó compasivamente la cabeza bendiciéndolos con un amor sin límites. Él nos afirma todos los días que cuando acudimos a Él, hay espacio en Su reino para todos los pecadores perdidos y solitarios.

Chris Mizrany

Chris Mizrany

Chris Mizrany es misionero, diseñador de páginas web y fotógrafo. Colabora con la fundación Helping Hand en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.