¿El sexo débil?

¿El sexo débil?

Tradicionalmente se ha considerado a las mujeres como el sexo débil. Aunque es cierto que suelen ser más débiles físicamente, su amor, su interés por el bienestar de los demás, su compasión, su sensibilidad, su intuición y su comprensión son cualidades que contribuyen a fortalecer las relaciones y aportan equilibrio y estabilidad a nuestro mundo.

Paul Williams

*

Las mujeres tienen más fuerza con sus encantos que nosotros con nuestras leyes; ejercen más poder con sus lágrimas que nosotros con nuestros argumentos.
Saville

*

El hombre es la cabeza de la familia; la mujer, el cuello que la hace girar.
Proverbio chino

*

Sin una mujer al lado, el hombre es un desdichado.
Refrán español

*

Yo creo que la expresión sexo débil la acuñó una mujer para desarmar al hombre al que se estaba preparando para conquistar.
Ogden Nash

*

El hombre propone, y la mujer dispone.
Refrán español

*

El hombre se ve ante el dilema de amar a una mujer o entenderla.
Ninon de Lenclos

*

Como método eficaz de civilización, basta la influencia de mujeres piadosas.
Ralph Waldo Emerson

*

El intelecto del hombre se eleva al nivel de las mujeres con quienes traba relación.
Alexandre Dumas (padre)

*

La mujer es una criatura que, por mucho que uno la estudie, siempre presenta algo nuevo.
León Tolstói

*

Las mujeres son mujeres; y los hombres, hombres. ¡Viva la diferencia! Para mí no hay nada más tedioso que alguien ciento por ciento masculino o femenino. Si me topo con un gigantesco macho de pelo en pecho o con una frágil y delicada mariposita de mujer, huyo despavorida de su irritante compañía. Los hombres y mujeres que valoro presentan una combinación equilibrada de características masculinas y femeninas. Un hombre bien masculino que tenga una veta decididamente femenina de perspicacia, intuición y ternura es un hombre completo, un hombre interesante, buen compañero y amante cabal. Una mujer que posea suficientes atributos masculinos como para ser reflexiva, decidida, concreta, ecuánime, autosuficiente y sociable es una mujer plena. En un hombre, el componente femenino es como el azúcar del whisky. En la mujer, los rasgos masculinos vienen a ser como la levadura en el pan. Sin esos ingredientes, el producto final es soso, desabrido, insulso.
Edna Ferber 

Etiquetado como
Más en esta categoría: « Dos formas de ser Tributo a la mujer »
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.