Para trabajar bien con otras personas

Para trabajar bien con otras personas

Pregunta: Hace poco me ascendieron a un puesto directivo que anhelaba desde hace mucho tiempo. Pero ahora tengo mis dudas sobre si este tipo de trabajo es para mí. Me da la impresión de que todo lo que digo y hago termina ocasionando malentendidos entre mis colegas y yo. ¿Algún consejo?

Respuesta: Los malentendidos siempre son incómodos, sean cuales sean las circunstancias, más aún en el ámbito laboral, que ya de por sí suele generar bastante estrés. Si a eso le añades la presión de adaptarte a una nueva función directiva, no es de sorprenderse que te hayas desanimado. Pero no te rindas. Uno tarda un tiempo en aprender a asumir nuevas obligaciones y cultivar buenas relaciones de trabajo; así que ten paciencia. Mientras tanto, aquí tienes algunos consejos que pueden resultarte útiles:

1. Ocúpate de una sola cosa a la vez. Presta total atención al asunto que tienes entre manos y a las personas con quienes hablas.

2. Escucha. Presta oídos a tus colegas antes de expresar tus propias ideas y opiniones. Nunca los interrumpas. Así no solo te beneficiarás de su experiencia, sino que les manifestarás respeto y a la vez te ganarás el suyo.

3. Si es necesario, pide más información o aclaraciones. Muchas trabas en la comunicación se producen porque alguien, por orgullo, se inhibe de pedir más antecedentes o de admitir que no entiende lo que plantea su interlocutor.

4. Considera detenidamente el asunto. Define bien lo que quieres transmitir antes de empezar a hablar. Eso te ayudará a presentar tus ideas de forma más clara, más explícita y más directa. Por ende, se reducirán las posibilidades de que te entiendan mal.

5. Tampoco hay que exagerar. John Kotter, profesor del Harvard Business School y autor del éxito editorial Al frente del cambio, manifestó: «La buena comunicación no implica que haya que hablar en oraciones y párrafos perfectamente construidos. No se trata de ser muy pulido. La sencillez y la claridad dan excelentes resultados».

6. Reconoce tus limitaciones. No tengas miedo de admitir que no entiendes o que no sabes algo.

7. Ten conciencia de los mensajes no verbales. Casi todo lo que haces comunica algo a los demás. Tu puntualidad es elocuente, al igual que la atención que prestas. Lo mismo sucede con tu lenguaje corporal, la expresión de tu rostro y el tono de tu voz. Hasta el silencio habla. Las señales positivas abren vías de comunicación; las negativas las obstaculizan.

8. Practica la empatía. Para entender a los demás, procura ponerte en su pellejo. ¿Por qué piensan o actúan de tal o cual manera? Ten cuidado de no leer erróneamente el lenguaje corporal de una persona. En la duda, pregunta.

9. Procura preservar la unidad. Es más fácil trabajar codo a codo con los demás que en disputa con ellos. Evita los conflictos y choques buscando terreno común y cualidades dignas de admiración en tus compañeros de trabajo.

10. Mantén un enfoque positivo. Cultiva el espíritu de equipo haciendo hincapié en las tareas bien hechas y en los avances que se han logrado hacia la consecución de los objetivos trazados. Aborda los problemas pensando: «Veamos cómo lo solucionamos», no: «Veamos quién tiene la culpa».

Más en esta categoría: « El amor en el trabajo
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.