Amor y amistad

Amar mientras pueda

Las discusiones con mis padres fueron una mancha en mis años de universidad. Discutíamos sobre cuánto tiempo dedicaría a mi vida social, sobre mi nueva afición por los programas de entrevistas y tertulias en televisión, mi intención de comprarme una motocicleta y un montón de otras cosas, que en retrospectiva resultan triviales, pero que en aquel momento eran muy importantes para mí. En todo ese periodo yo veía a mis padres como unos tutores chapados a la antigua, que me impedían disfrutar plenamente de mi juventud.

El amor nunca deja de amar

Muchos hemos oído la frase: «El amor nunca falla». Aparece ilustrada en libros devocionales para niños. Se ha utilizado en canciones, relatos y poemas. La conozco desde que tengo memoria.

El amor que nos impulsa

Mucha gente, estoy seguro, ve a la madre Teresa o a algún héroe nacional que trabaja en las cárceles o con los más desfavorecidos y piensa: «Yo jamás podría ser como ellos. No les llegaría ni a los talones. Alcanzar ese grado de santidad o tener un efecto tan potente en la sociedad sería imposible para mí». Sin duda que hay algo de verdad en ello. Lo trágico es que, por sentirse incapaces, muchos ni siquiera se animan a hacer el intento.

Mi vida bajo la lente de 1 Corintios 13

Hoy leí 1 Corintios 13 y medité acerca de la aplicación práctica de esos versículos. Anoté mis reflexiones y espero que sean una fuente de inspiración para ti1.

Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe.

Cuatro términos

En castellano moderno la palabra amor e voca toda una gama de emociones. Los griegos de la época clásica eran más precisos. Tenían cuatro palabras para lo que en nuestro idioma llamamos amor.

Storgē corresponde a grandes rasgos a nuestro concepto de afecto, particularmente el que se da en el ámbito familiar. La palabra también se empleaba con un aire de condescendencia, para eso de porque te quiero te aguanto, como a casi todos nos sucedía con nuestros hermanitos en los recordados tiempos de la infancia.

Unas pocas palabras de ánimo

Te enseño a manifestar amor con Mi ejemplo. Por cada gran milagro que hago por ti y por los que me aman, hago incontables cositas que tal vez apenas se notan. El amor que albergo por ti se expresa continuamente, día tras día, en las constantes muestras de Mi providencia, de Mi amor incondicional, en todas las maneras en que te comunico esperanza, fuerzas, misericordia y perdón. Esa multitud de detallitos que hago por ti aumentan tu paz y tu fe. Alimentan en tu alma la convicción de que soy real y actúo en tu vida, y de que siempre será así.

Hazles sentir Mi amor

Antes de acostarte esta noche, piensa en el amor que abrigo por ti. Si repasas todo lo bueno que te ha sucedido, verás que te he concedido innumerables favores por medio de muchas circunstancias y personas. Cada uno de ellos es una prenda del gran amor que te tengo.

Dedica tiempo a los demás

Es fácil que, aun siendo una buena persona, te encierres en tu propio mundo. Al fin y al cabo, sientes que no das abasto con el trabajo y las obligaciones que tienes. No es de extrañar, pues, que te parezca que dispones de muy poco tiempo para ir al encuentro de los demás.

<Page 2 of 5>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.