Noviazgo y matrimonio

El espejo matrimonial

—¡Mari-i-i-i-ie! —retumbó por toda la casa la voz de Ivo, mi esposo—. ¿Dónde dices que pusiste mi camisa verde?

—Está colgada en el armario, en el costado izquierdo, entre las camisas blancas y tu saco.

—¡No la veo!

Subí por las escaleras y entré en la alcoba.

A la tercera va la vencida

Estoy en mi tercer matrimonio, dato que normalmente no menciono en presencia de parejas recién casadas. Si bien estoy agradecida por mis dos enlaces anteriores, pues me dejaron varios hijos hermosos —mis tesoros más preciados—, creo que cuando acerté fue la tercera vez.

Al terminar mi segundo matrimonio, pensé que no habría otro, que me quedaría sola y tendría que arreglármelas como pudiera. Mi experiencia matrimonial me había dejado un mal regusto, y no esperaba que hubiera otro hombre en mi vida; pero estaba equivocada.

36 segundos

Daniel y yo vivimos con nuestros cuatro hijos en el decimotercer piso de un edificio de la ciudad de Taichung (Taiwán). Huelga decir que el ascensor es nuestro amigo obligado.

Aquel había sido un típico día ajetreado para mí, dedicado casi de lleno a entretener a los niños, servirles la comida y evitar que se pelearan. Habíamos salido todos juntos —ni siquiera recuerdo para qué— y ya regresábamos a casa. Entramos al ascensor vacío, y uno de los niños apretó el botón. Se encendió el número 13 en el panel, y las puertas se cerraron.

En la salud como en la enfermedad

Hace poco vi De amor y otras adicciones, una comedia romántica basada en las memorias de Jamie Reidy1.

Si bien me pareció que la película tiene sus más y sus menos, presenta una historia de amor más realista que las de las típicas películas románticas hollywoodienses. En ella, la joven y bella Maggie Murdock (Anne Hathaway) padece una enfermedad degenerativa incurable: el mal de Parkinson. Para mí eso compensó las escenas de la película que no me gustaron. Es que en la vida y en el mundo real, en las relaciones de pareja, suceden ese tipo de cosas.

Romper el círculo vicioso del egoísmo

Pregunta: Me exaspera y enoja que mi marido tenga una actitud tan egoísta, pero sé que yo a veces hago lo mismo. Eso me molesta todavía más. ¿Qué puedo hacer?

Respuesta: Cuando surgen conflictos de ese tipo entre dos personas —sean casadas o no— en muchos casos el primer paso para dar con una solución que satisfaga a ambas partes es entablar una comunicación franca, abierta y sensata. Por lo general lo más difícil es plantear el tema con sensibilidad y hallar la humildad para hacerlo.

Cómo encontrar amor verdadero

Para que el amor romántico mantenga su pureza y pase la prueba del tiempo debe apoyarse sobre una base más perdurable que la sola atracción física o satisfacción carnal.

Debe haber un deseo espontáneo y generoso de proteger, ayudar y hacer feliz a la otra persona. Además, debe existir cierta admiración por sus cualidades más destacadas. Un hombre o una mujer pueden muy bien estar enamorados de las ideas de su pareja, de su espíritu, sus sentimientos o su forma de conducirse, todo lo cual tiene poco o nada que ver con la belleza física. 

Librarse de los celos

Pregunta: Llevo años lidiando con los celos. Sé que mi marido me quiere y que no me da motivos valederos para sentirme celosa; pero no puedo evitarlo. ¿Cómo hago para librarme de los grilletes de los celos?

Respuesta: Los celos—ese sentimiento desagradable que uno tiene cuando piensa que su pareja no le presta la atención debida por estar interesada en otra persona o situación— pueden ser irracionales y apabullantes. El primer paso es reconocer que son dañinos, que perjudican a la relación. 

La transformación de Carlos

—¿Pueden alojarme esta noche? —nos preguntó Carlos con voz temblorosa.

Nos explicó por teléfono que había tenido una discusión muy áspera con su señora y no podía regresar a casa. Mi mujer y yo sabíamos que por aquel entonces atravesaba un período muy difícil. Para empezar, el cargo al que aspiraba —gerente general de la empresa— le había sido conferido a otra persona. A los pocos días tuvo un grave accidente de tránsito del que afortunadamente salió ileso. Para colmo, su mujer y él estaban teniendo toda clase de conflictos matrimoniales. Todo le estaba saliendo mal.

<Page 2 of 3>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.