Anna Ranta

Anna Ranta es misionera desde hace 45 años y autora del libro Living an Extraordinary Life, que se puede adquirir en The Book Patch.

Valiosas oportunidades

Un típico lunes por la mañana, mi marido y yo llegamos al centro de la ciudad para ocuparnos de asuntos relacionados con la labor benéfica que llevamos a cabo en varios países balcánicos. Eran las 10, y ya hacía bastante calor. Como la tarde se presagiaba aún más calurosa y agobiante, queríamos terminar antes del mediodía todo lo que teníamos que hacer.

Capear el temporal

Hace algunos años viajé en un carguero con mi familia de Europa a Sudamérica, nuestro nuevo destino de servicio. Debido a largas demoras en el embarque de la carga tuvimos que zarpar en pleno invierno mediterráneo, más o menos en la misma época del año en que el apóstol Pablo naufragó cerca de las costas de Malta1. Nos lo tomamos a broma, y sin mucha convicción le rogamos a Dios que no fuéramos a correr la misma suerte.

Terapia de gratitud

Aquel invierno había sido excepcionalmente largo en los Balcanes. ¡Qué ganas teníamos de que llegara la primavera! Por fin las flores engalanaron el paisaje, los árboles echaron brotes y se cubrieron de vida, y los pajarillos entonaron alabanzas porque una vez más el invierno había terminado.

La cultura maya

Por motivo de nuestra labor voluntaria, viajé de Europa a América Central con mi esposo, Andrew, y nuestra hija Angelina. En Guatemala, Dios nos bendijo con la magnífica oportunidad de sentarnos junto a un apacible lago que en otro tiempo fue un centro de la próspera cultura maya. En aquel ambiente sereno, el mayor acontecimiento del día —tanto para los lugareños como para los turistas— es contemplar el sol ponerse detrás de los tres volcanes que bordean la orilla occidental del lago. Allí los placeres de la vida son sencillos: por ejemplo, nadar en partes del lago donde afloran fuentes termales subterráneas de origen volcánico, creando una curiosa mezcla de agua helada, tibia y muy caliente.

Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.