Tina Kapp

Tina Kapp es bailarina, presentadora y escritora. Vive en Sudáfrica, donde dirige una empresa de entretenimiento que recauda fondos para obras de caridad e iniciativas misioneras.

La huerta caprichosa

Cuando estudiaba primaria en el colegio teníamos un jardinero extraordinario a quien todos llamábamos tío Silas. El hombre tenía la habilidad de crear huertas de ensueño, de las que aparecen en las revistas, con tomates, fríjoles, repollos y lechugas por doquier. Los canteros de flores frente al colegio eran una paleta de colores. El tío Silas conocía a la perfección qué plantas y flores crecían mejor en cada estación. Había acumulado años de experiencia y conocía cada uno de los trucos del oficio.

¿Bien conservado o avinagrado?

Mi sabor preferido es el ácido: caramelos ácidos, pepinillos, cualquier cosa que sea con limón, las cerezas agrias, todo eso me encanta. Hay quienes prefieren lo dulce, lo salado o el recién llegado al barrio, el umami de los japoneses. En fin, cada uno tiene sus gustos y sabores preferidos, pero el que creo que no es favorito de nadie es el amargo. No me sorprende. De hecho, la palabra que más he visto empleada en las definiciones de amargo es desagradable.

Dios no es un elefante

Soy gran admiradora de Mike Donehey, el solista de Tenth Avenue North y anfitrión de la página que publica el grupo en YouTube. A menudo describe cómo se inspira para escribir sus canciones o relatos con un tinte humorístico que le ayuda a entender a Dios y Sus caminos. Uno de mis favoritos es «Dios no es un elefante.»1 Dice que lo sabe porque lo vio, no a Dios, sino a un elefante.

Dar o no dar

Mahatma Gandhi dijo en cierta ocasión: «El mundo tiene suficiente para cubrir las necesidades de todos los hombres, pero no para saciar su avaricia». Resulta fácil decir: «Los ricos debieran ser ampliamente generosos con los pobres y paliar así el hambre en el mundo». Sin embargo, cuando la necesidad nos toca el bolsillo, satisfacerla puede resultar más difícil de lo que nos imaginamos.

Cuando 1 = 40.000

En la vida hay dos actitudes opuestas. Está los que tienen una motivación que les hace querer trabajar más y mejor. Muchas veces tienen además el don de inspirarnos a hacer lo mismo. Y están las personas que yo llamo desmotivadoras, porque tienden a causar el efecto contrario. En su compañía, uno se siente inepto y adquiere una percepción negativa de sí mismo. En muchos casos, sus sermones y sus críticas constructivas nos intimidan en vez de estimularnos.

Cuestión de tiempo

Imagínate por un instante que pudieras retroceder en el tiempo y revivir cualquier momento que quisieras de tu vida. ¿Qué decisiones no volverías a tomar de la misma manera? ¿Qué momentos específicos querrías disfrutar de nuevo? ¿Con qué personas pasarías más tiempo?

Cómo alcanzar la excelencia en el trabajo

Cada día vamos construyendo la obra de nuestra vida mediante nuestras actitudes y acciones. A continuación, unos cuantos consejos que conviene que tengamos en cuenta si queremos destacarnos en nuestro trabajo.

Solo se vive una vez

La mayoría hemos oído el dicho: «Solo se vive una vez». Las estrellas de la música y los famosos se suelen escudar en esa frase para animar a la gente a hacer locuras o arriesgarse porque, a fin de cuentas, «solo se vive una vez».

Es una idea atractiva. ¿Para qué preocuparse del futuro? ¿Para qué aceptar la responsabilidad de las decisiones que tomamos cuando podemos hacer como si no importaran? ¿Para qué ocuparnos de otras cosas que no sean lo que más nos apetece en determinado momento?

Plan de 60 minutos

Leí un interesante artículo de autoayuda de Anna Rich titulado Take Charge of Your Life in Just One Hour1. Lo que más me llamó la atención fue que daba consejos sencillos, claros y prácticos, cuya aplicación solo exige una hora. A continuación reproduzco los que mejor me han resultado, con algunas adaptaciones mías. Todo se puede hacer en 60 minutos. Algunas de estas pautas quizá no te sirvan, pero ojalá que haya unas cuantas que encajen con tu manera de ser y te ayuden a organizarte.

Tengo fe en la fe

A algunos les resulta de lo más natural depositar su fe y confianza en Dios. Se las arreglan para descubrir el aspecto positivo de las circunstancias y personas difíciles. Siempre ven el vaso medio lleno de agua. Suelen decir cosas como: «Dios proveerá», «No te preocupes, todo saldrá bien». Cuando uno traba conocimiento con una persona así, podría suponer que lleva una vida color de rosa, que tiene muy pocos problemas y que todo le sale a pedir de boca.

<Page 1 of 2>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.