Chris Mizrany

Chris Mizrany es diseñador de páginas web, fotógrafo y misionero. Colabora con la fundación Helping Hand en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Una fuente inagotable de energía

La ciudad en la que vivo en Sudáfrica enfrenta regularmente cortes de energía. A veces el fluido eléctrico se interrumpe hasta cinco horas diarias. Lo denominan loadshedding (recorte o desconexión de carga). A causa de la sobredemanda y el déficit de oferta, la empresa eléctrica debe racionar y cortar intermitentemente la electricidad. Durante esos períodos, las fábricas se detienen, los comercios cierran, el tráfico se vuelve caótico, los ventiladores y neveras se apagan y todo el mundo sufre. No es mucho lo que se puede hacer sin energía eléctrica.

Tip, el leal

En un libro en el que describe sus años como veterinario en los difíciles valles de Yorkshire (Inglaterra), James Herriot cuenta una anécdota sobre Tip, un perro pastor de una granja de la zona. Se topó con él una helada mañana cuando se acercó a la puerta de una casa buscando al dueño. Repentinamente Tip emergió de debajo de un montículo de nieve junto a la puerta, contento y emocionado. James quedó sorprendido y luego le preguntó al dueño por qué dejaba afuera al perro ya entrado en años.

Un extraño en el estacionamiento

Sentado en el auto en una playa de estacionamiento, me tomé un momento para reflexionar sobre algunos cambios en mi vida y en mi trabajo. Tenía la impresión de que me había estancado y, francamente, estaba un poco intranquilo.

De golpe apareció un hombrecillo despeinado junto a la ventanilla. Con aire alegre y despreocupado, me saludó cálidamente. Me tomó un poco por sorpresa, así que reaccioné con cautela. En Sudáfrica, la delincuencia está a la orden del día. Abundan los oportunistas en busca de una presa fácil.

Mantenerse en pie

Hace poco, junto con dos amigos y mi hermano, participé en una carrera muy especial: la Fisherman’s Friend Strongman Run. El recorrido, de 15 km, incluía 30 obstáculos de diversos grados de dificultad. Había lodazales en los que se le hundían a uno los pies rápidamente, y para evitarlo había que mantenerse en movimiento constante. También había tramos en ríos de agua helada, que había que cruzar a nado o vadear, lo que ponía a prueba el aguante de los competidores. Redes, zanjas, neumáticos, pendientes pronunciadas… motivos más que suficientes para decirse interiormente: «Yo no puedo lograrlo». Pero la verdad era que sí era posible.

La pasión del cristiano

Cada año, a la llegada de la Semana Santa, me embarga una pena inmensa al pensar en lo que Jesús padeció por nosotros. Aguantó muchísimo sufrimiento, dolor y agonía en las horas previas a Su cruel crucifixión, por no mencionar la angustia que debió de sentir previendo lo que le esperaba. Aunque es cierto que sabía cuál era la finalidad de todo, no dejaba de ser terrorífico. De hecho, Jesús solicitó al Padre una exención de la cruz1.

¿Teletransportación o transformación?

Hace unos años viajé con una amiga en un bus nocturno a otra región de Sudáfrica. Guardamos el equipaje, nos pusimos los audífonos y nos preparamos para las largas e incómodas horas que teníamos por delante. Recuerdo que antes del viaje pensé: «¿Por qué no habrá teletransportadores? Así no tendríamos que perder tantas horas para llegar a un sitio».Poco me imaginaba lo que nos esperaba.

Hecho trizas

Este año, para mí la llegada del nuevo año fue bien sonada. El 31 de diciembre mi teléfono, en un arranque de depresión, decidió saltar de mi mano y darse un porrazo.

Lo recogí enseguida pensando que no le había pasado nada. Había caído sobre una alfombra, y ya me había pasado varias veces sin que sufriera daños.

La música de nuestra vida

Si alguien me preguntase mi opinión sobre la música, le contestaría que soy un entusiasta. Mis amigos tal vez me catalogarían de fanático, pero no les hago caso.

La música tiene algo inexplicable que nos emociona y conmueve. Una letra con fuerza puede ser justo lo que necesitamos para levantarnos el ánimo y alegrarnos la existencia. Personalmente, debo a muchos compositores inspirados infinidad de gratos momentos.

Dos minutos

Suele resultarme difícil encontrar tiempo para orar. Si bien mi mujer y yo rezamos juntos todas las mañanas y antes de acostarnos, muchas veces desaprovecho las oportunidades que tengo de hablar un rato con Jesús a lo largo del día, sobre todo cuando surgen situaciones inesperadas. Sé que necesito orar, pero me resulta difícil, me cuesta un mundo apartar tiempo para la oración.

La quimera de la perfección

Soy un entusiasta de la fotografía. Cuando conseguí mi primera cámara —una automática de bajo costo— me quedé fascinado con el nuevo mundo de posibilidades que se me abrió. La llevaba a todas partes, y con ella capté muchos recuerdos, hasta que un día cayó contra una roca, y nunca más funcionó.

<Page 1 of 2>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.