Curtis Peter van Gorder

Curtis Peter van Gorder es escritor, facilitador y mimo. Vive en Alemania. V. el sitio web Elixir Mime.

Encuentros con mariposas

Buscando documentación para un cuento sobre un comerciante de antigüedades que coleccionaba mariposas exóticas, di con un portal de Internet1 que me facilitó abundantes recursos narrativos sobre esas fascinantes criaturas.

¿Por qué en un establo?

Dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.  Lucas 2:7

El Señor del universo podría haber escogido cualquier sitio como lugar de nacimiento de Jesús. Eso nos lleva a preguntarnos por qué optó por una estancia humilde donde se alojaba y se daba de comer a los animales, posiblemente un establo, aunque pudo haber sido una cueva o la habitación de huéspedes de un familiar.

Basura para uno, ocasión para otro

Cuando nos falta fe, nos perdemos milagros que podrían ayudarnos. Gran parte de la vida consiste en tener fe para reconocer posibilidades que tal vez a otros se les escapan. Pongamos por ejemplo las semillas de una manzana. La mayoría de las personas, después de comerse una manzana, tiran a la basura el corazón y las semillas porque no les dan ningún valor. Sin embargo, alguien con una fe tan pequeña como esas semillas podría ver en ellas un mundo de oportunidades.

La enseñanza de la orquídea

Hoy habría sido el cumpleaños de mi hija Rejoice. Desde que falleció, todos los años tenemos por costumbre celebrar este día recordando momentos destacados que vivimos juntos.

Este año yo quiero contar la historia de la orquídea. 

Adiós al juego de la herradura

Recuerdo claramente que los hombres de nuestro barrio se reunían después del trabajo para jugar a la herradura en un descampado contiguo a nuestra casa. La vida en mis años mozos llevaba un ritmo más pausado. A determinada hora se paraba de trabajar, y había ratos de holganza para jugar a la herradura.

Comer, orar y permanecer juntos

En nuestra familia, no hace mucho, cada uno tenía un horario distinto, y eso no nos permitía comer juntos con mucha frecuencia. Me dio la sensación de que nos estábamos alejando unos de otros, sobre todo después de visitar a un amigo italiano que me enseñó lo bello que puede ser sentarse juntos a la mesa.

Ballet en el cielo

Era la mañana de Navidad. Mi mujer y yo disfrutábamos de un descanso después de un mes de diciembre sumamente ajetreado. El paisaje que se admiraba desde nuestro balcón —un lago prístino rodeado de montañas nevadas— era idílico. Sin embargo, como aficionado a las aves que soy, lo que captó mi atención fue lo que ocurría en el cielo.

¿Por dónde se llega a…?

Recurro mucho al GPS en mi teléfono. Para una persona como yo, que anda siempre de un lugar a otro, la vida se simplifica mucho cuando uno cuenta con indicaciones claras y sencillas. Por otra parte, también recuerdo la zozobra que se siente cuando uno se encuentra en un sitio desconocido y sin mapa.

En alas de un dragón

Tras ajustarme el arnés y cerciorarme de que el resto del equipo estuviera bien asegurado, tomé las riendas firmemente. La bestia alada cabeceaba, corcoveaba, se retorcía y se sacudía para librarse de las ataduras y arrojarme al abismo. Mis ayudantes —uno a cada flanco— lograron contener su furia, aunque para impedir que se elevara conmigo y me arrastrara hasta su guarida tuvieron que emplear toda su habilidad y fuerza.

La lección del té

Algo que disfruté mucho en los años que viví en Japón fue la habilidad de los japoneses para tornar actividades cotidianas en expresiones de arte. Han transformado tareas de todos los días —como la preparación del té, la confección de arreglos florales, la jardinería y el rastrillado de piedras— en experiencias culturales y espirituales. Admiro su capacidad para preservar y valorar la belleza de los quehaceres sencillos de la vida.

<Page 3 of 6>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.