Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso —que firma algunos artículos con el seudónimo de Gabriel Sarmiento— es director de la revista Conéctate. Tiene una larga trayectoria como traductor e intérprete. Es además profesor, locutor, redactor de artículos motivacionales y escribe poesía. Ha vivido en tres continentes y desde hace 40 años es misionero voluntario de La Familia Internacional. En su cuenta en Twitter publica noticias, frases y reflexiones: @gabiconectate.

La razón de la existencia

El escritor y filósofo Ralph Waldo Emerson escribió: «El propósito de la vida no es ser feliz. Es ser útil, honorable, compasivo; que el haber vivido y haber vivido bien tenga alguna trascendencia».

Entrada → Salida

En informática y en matemáticas, basura que entra, basura que sale describe el concepto de que el ingreso o introducción de datos deficientes o disparatados produce el egreso de datos igualmente disparatados, o sea basura. Es decir que una información que desde un principio es imprecisa o defectuosa inevitablemente conduce a resultados imprecisos y defectuosos.

El formador del carácter

El gran evangelizador norteamericano Dwight L. Moody definía, con apabullante brevedad, la integridad y fortaleza de carácter: carácter es lo que eres en la oscuridad.

En calidad de cristianos todos queremos crecer en madurez espiritual y semejanza con Cristo. Aspiramos a ser todo lo que podamos llegar a ser con la ayuda de Él, a dejar a un lado el pecado y lo que somos en nuestros peores momentos, y sustituir esa conducta por otra que demuestre los frutos del Espíritu, entre ellos amor, bondad, benignidad y dominio propio.1

Dios responde

¿Te has preguntado alguna vez por qué ciertas oraciones no parecen obtener respuesta? Y en particular, ¿has desconfiado de la eficacia de tus propios ruegos a falta de una señal clara de que Dios los ha oído o tiene la intención de contestarlos?

Secretos de la oración

En su libro A Year of Living Prayerfully (Un año viviendo en oración), Jared Brock describe con humor y agudeza el viaje que emprendió alrededor del mundo para descubrir y explorar los ejercicios, métodos, hábitos y estilos de oración que aplican los creyentes de distintos credos y países. Más que compilar una lista de técnicas, Brock quería experimentar la oración a cabalidad desde diversas perspectivas y desde el prisma de distintas confesiones religiosas. Así pues, él y su mujer dedicaron todo un año a la tarea.

Visión nocturna

En uno de sus salmos el rey David, dirigiéndose a Dios, escribió: «Para Ti, la noche es tan brillante como el día. La oscuridad y la luz son lo mismo para Ti»1. Siempre me ha resultado fascinante que a Dios le dé igual que haya tinieblas o claridad. Lo ve todo y está en todo.

Lo que me apasiona de Jesús

El otro día, en la mesa de un restaurante, mientras mataba el tiempo en medio de unas diligencias, resolví anotar espontáneamente algunos pensamientos sobre lo que significa Jesús para mí y lo que me apasiona de Él. Estas cosas me acudieron a la mente:

¿Quién quiere al hijo?

Hace poco volví a leer el conmovedor relato de un hombre acaudalado que compartía con su hijo la pasión por coleccionar obras de arte. (El relato aparece en varios sermones y libros, pero se desconoce su autoría.) Dice así:

En busca del éxito

Aunque el éxito admite diversas definiciones, ¿quién no aspira a alcanzarlo? Y con justa razón. Nuestro deseo de comodidad y seguridad, así como las ansias de satisfacción y de hallarle sentido a la vida, son innatos y universales. ¿Por qué, entonces, muchas personas se conforman con tan poco? ¿Por qué no persiguen sus sueños con más ahínco? Si bien los motivos son muchos, el siguiente pasaje de un artículo que leí recientemente expone uno de los más corrientes:

El tesoro

Solo Dios sabe por qué escondió algunas de las materias primas más valiosas en lugares de tan difícil acceso. Si fue para poner a prueba nuestra voluntad y tesón y ver hasta qué extremos iríamos y qué sacrificios haríamos para obtenerlas, le resultó.

<Page 1 of 18>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.