Keith Phillips

Keith Phillips fue jefe de redacción de la revista Activated, la versión en inglés de Conéctate, durante 14 años, entre 1999 y 2013. Hoy él y su esposa Caryn ayudan a personas sin hogar en los EE.UU.

Fascinado con Jesús

Yo tenía 20 años cuando leí la Biblia por primera vez. Alguien me recomendó que leyera primero el Evangelio de Juan, pero como en aquella época conocía tan poco de la Biblia, no entendía que los Evangelios configuraban cuatro recuentos separados de la vida y obra de Jesús. Partí, pues, por donde me pareció más lógico, al principio del Nuevo Testamento, con el Evangelio de Mateo.

Tu morada celestial

Si te dijeran que tienes una espléndida casa nueva, ya comprada y pagada, ¿te lo creerías? ¿Y si encima estuviera escriturada a tu nombre? ¿No lo creerías entonces? ¿No querrías averiguar dónde está situada y qué aspecto tiene? ¿No preguntarías qué vista tiene, cómo es el clima en la zona y todos los detalles que se te ocurrieran? ¿No soñarías con el día en que te fueras a vivir en ella? ¿Y cómo crees que semejante novedad alteraría tu vida y tus prioridades entre tanto?

Un cambio interior

En mayor o menor grado, casi todos estamos insatisfechos con nosotros mismos. Pero eso no es necesariamente malo. Para hacer progresos es menester cierta medida de insatisfacción. Es sano aspirar a ser más de lo que somos. El problema es que muchos nos quedamos estancados en la fase de insatisfacción. ¿Por qué?

Una navidad diferente

Para muchos millones de nosotros este año ha sido distinto de cualquiera que hemos tenido. Desde la Segunda Guerra Mundial una proporción tan grande de la población no se veía afectada por la misma crisis. Quienes no han sido golpeados duramente por el virus y la recesión económica internacional están rodeados por personas que sí se han visto muy afectadas. Los fabricantes, mayoristas y comerciantes cuyo resultado económico anual depende de sus ventas navideñas dudan de si la temporada dará para compensar sus pérdidas anteriores. La gente que ha perdido sus negocios se angustia por su familia y la de quienes eran sus empleados. Muchos padres desempleados se preguntan qué Navidad podrán darles a sus hijos.

Mis tres hijos

Ponerle ropa igual a mis tres hijos de edad preescolar parecía algo razonable en aquel momento. Para empezar, facilitaba la compra de vestimenta; y dado que eran varones de porte y tez parecidos, se veían bien con la misma ropa. Por superficial que fuera, daba un semblante de orden en una casa con tres chicos en perpetuo movimiento, y en público realzaba lo que a mi juicio era la prole más adorable que hubiera existido.

Un buen comienzo

Clark y Mary estaban enamorados. Él le propuso matrimonio y ella aceptó. Sin embargo, no era todo tan simple. Clark sabía que para poder disfrutar de un matrimonio feliz y armonioso iba a tener que ganarse la aprobación de los padres de Mary, Clarence y Goldie, sobre todo de Goldie. Había oído decir que las suegras pueden ser… um… un poquito difíciles. Se armó, pues, de valor con la esperanza de un buen desenlace.

La oferta

Hace unos años, luego de cometer una serie de errores que me dejaron decepcionado y contrariado conmigo mismo, le imploré a Dios que me convirtiera en un robot, un autómata programado para hacer siempre lo que Él considerara mejor.

Alivio para el estrés

Los productos y las terapias para tratar el estrés constituyen actualmente un negocio multimillonario. Han surgido ejércitos de especialistas que ofrecen los más variados consejos. Hay quienes afirman que la clave está en un mejor manejo del tiempo: reducir el estrés aprendiendo a hacer malabarismos para cumplir con todas nuestras obligaciones. Otros sostienen que la clave está en la paciencia: ser ambicioso, pero fijarse metas menos intimidantes a corto y mediano plazo. Otros nos aconsejan replantearnos nuestro orden de prioridades, poniendo el acento en la calidad de vida y concentrándonos en lo que más importa. Otros más ofrecen una solución de corte espiritual: aliviar el estrés por medio del yoga, la meditación y distintas disciplinas. ¿A quién debemos hacer caso?

Reyes y reinas

Hace unos años se puso de moda una canción sobre la necesidad de remediar todas las injusticias de la sociedad. No recuerdo exactamente la letra, pero en esencia decía: «Si yo fuera rey del mundo, haría las cosas de otra forma». No habría más guerras, ni odios, ni sufrimiento, ni ninguna de las calamidades que aquejan a nuestro planeta.

Comunicación con Dios

«Dios encuentra formas de comunicarse con quienes de veras lo buscan —escribe Philip Yancey, autor de obras cristianas—, sobre todo cuando bajamos el volumen de las interferencias del entorno». Cerca de 300 años antes, Isaac Newton hizo el mismo descubrimiento, que explicó de la siguiente manera: «Tomo mi telescopio y observo en el espacio cuerpos celestes que se encuentran a millones de millas de distancia. Pero también puedo dejar a un lado mi telescopio, retirarme a mi alcoba y, en oración ferviente, acercarme más a Dios y al Cielo que si contara con todos los telescopios […] que hay en la Tierra».

<Page 1 of 4>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.