Keith Phillips

Keith Phillips fue jefe de redacción de la revista Activated, la versión en inglés de Conéctate, durante 14 años, entre 1999 y 2013. Hoy él y su esposa Caryn ayudan a personas sin hogar en los EE.UU.

Claves para la buena comunicación

La buena comunicación depende de unos pocos principios cardinales. Si aprendemos a aplicarlos, tenemos grandes posibilidades de labrar relaciones felices y productivas.

Sinceridad. Para empezar una relación con buen pie hay que ser sincero y franco.

Tacto. Aunque es imperativo ser sincero, también es importante expresarse con gentileza y consideración, sobre todo con personas susceptibles y cuando se traten temas delicados.

Plan de paz

Decálogo de la serenidad

Uno de los «frutos del Espíritu» (Gálatas 5:22,23) es la paz, bendición que la Biblia promete a quienes se esfuerzan por vivir cerca de Dios. El término hebreo traducido como paz en el Antiguo Testamento tenía el significado de plenitud, solidez y bienestar integral. En el Nuevo Testamento, la palabra denota serenidad, una combinación de esperanza, confianza y sosiego mental y espiritual (Nelson’s Bible Dictionary, 1986). En los tiempos que corren, una paz así puede ser esquiva. No existe una fórmula mágica para alcanzar la paz interior, pero hay ciertas cosas que podemos hacer para cultivarla.

Enemigos del éxito

Últimamente parece que los asesores personales y los gurúes del mundo empresarial arman sus estrategias en torno a un pequeño consejo emitido en el siglo VI a.C. por el general chino Sun Tzu en su tratado El arte de la guerra: «Conoce a tu enemigo». Mientras no reconozcamos y comprendamos las actitudes y situaciones que obstaculizan nuestro camino hacia el éxito no sabremos dar los pasos necesarios para superarlas.

La solución

¿Te pasó alguna vez en la infancia que deseaste algo muy vivamente y se te hizo interminable la espera? ¿Y luego, cuando por fin lo conseguiste, resultó ser mucho mejor de lo que te esperabas? Pues eso mismo pasó con el regalo que nos envió nuestro Padre celestial.

Desde el principio de los tiempos, la gente anhelaba algo que hiciera su vida dichosa y le brindara plena satisfacción. ¿Quién se hubiera imaginado que eso se plasmaría por medio de un chiquitín que nació en un establo? Sin embargo, eso fue precisamente lo que ocurrió.

Por qué creo que Jesús resucitó

La tortura y ejecución de Jesús constituyó uno de los mayores tormentos que pueda sufrir un ser humano. Cuando bajaron Su cuerpo de la cruz tenía infinidad de laceraciones en la espalda y los costados producto de los azotes. Los clavos con que lo traspasaron para sujetarlo al madero le dejaron orificios en las manos y los pies. Presentaba una gran herida en el pecho a raíz de una lanza que le metieron hasta el corazón. Otras heridas menores evidenciaban distintos aspectos del suplicio: los cortes producidos por la corona de espinos, y los raspones sufridos al caer bajo el peso de la cruz mientras cargaba con ella cuesta arriba hasta el monte Calvario, donde fue crucificado entre dos delincuentes comunes.

Una familia unida

El mayor descubrimiento que podemos hacer en la vida es que todos tenemos acceso a una estrecha relación con el Padre celestial a través de Su Hijo Jesús. Con esa conexión, todo lo demás queda a nuestro alcance.

Entablar dicha relación no sólo es factible, sino increíblemente fácil: basta con hacer una breve oración: «Jesús, te necesito. Ven a mi corazón y hazte presente en mi vida. Perdóname mis pecados. Te pido que seas mi Salvador, mi eterno compañero, mi consejero, mi firme amparo. Amén».

A usted ¿qué le pasa?

«El contentamiento no se alcanza cuando se obtiene lo que se quiere, sino cuando se quiere lo que se tiene», dice David Ring, de profesión motivador, que da más de 200 conferencias al año para un total de unas 100.000 personas. Lo que otorga un enorme relieve a su afirmación y gran mérito a su ajetreado calendario es que padece de parálisis cerebral congénita. Está imposibilitado de caminar y a duras penas logra hablar. Sin embargo, lo hace con tal cuota de optimismo, buen humor —«Dios nunca dice: “¡Uy! ¡La embarré!”»— y profundidad espiritual que la gente acude en tropel a escucharlo; y la experiencia resulta transformadora para muchos.

<Page 3 of 3>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.