Mara Hodler

Mara Hodler es escritora independiente. Este artículo es una adaptación de un podcast transmitido en Just1Thing, portal de internet de formación cristiana para jóvenes.

Ojo con los indicadores

Fundí nuestra camioneta. Iba conduciendo en pleno verano —para colmo en la hora de tráfico intenso— y estaba completamente perdida. En medio del atasco dejó de funcionar el aire acondicionado. Pensé que tenía mucha mala suerte de quedarme atascada en el tráfico sin aire acondicionado, así que hice lo que suelo hacer cuando las cosas no pintan bien: forcé la marcha.

¿Cómo efectuar un cambio positivo?

Cada vez que echo un vistazo a mi página de Facebook, a un portal de noticias o a los periódicos exhibidos en un quiosco, da la impresión de que estamos plagados de sucesos horrendos. Tengo sentimientos encontrados: por un lado, rabia; por el otro, de desesperanza.

El caballero de los espejos

Una de las películas que más veces vi en mis años de formación fue El hombre de la Mancha.1 Parecía que cada dos o tres meses algún padre, líder juvenil o profesor decidía que era hora de volverla a ver. Yo no soy una gran aficionada a los musicales, pero sí tengo debilidad por esta película.

A veces no se requiere un milagro

No soy ciudadana de los Estados Unidos de América por nacimiento. Ganarme el derecho a vivir aquí fue todo un proceso. Tuve que llenar pilas de formularios, pasarme horas al teléfono con funcionarios, pagar una suma considerable, registrar mis huellas digitales y acudir a una entrevista para determinar si reunía los requisitos para obtener la residencia. Y ¡yupi, lo conseguí! ¡Estaba tan contenta!

El amor nunca deja de amar

Muchos hemos oído la frase: «El amor nunca falla». Aparece ilustrada en libros devocionales para niños. Se ha utilizado en canciones, relatos y poemas. La conozco desde que tengo memoria.

La integridad de Jonatán

Siempre he pensado que el príncipe Jonatán, hijo del primer rey de Israel, es un magnífico modelo bíblico de decencia e integridad. Consideremos lo siguiente: estaba destinado a suceder en el trono a su padre, Saúl; sin embargo, el profeta Samuel ungió rey al joven David.

Ser antes que hacer

¿Alguna vez te has preguntado si estás haciendo lo que Dios quiere? O sea, ¿con qué finalidad fuiste creado? ¿Qué deberías hacer que le daría sentido a tu vida? Esos son algunos interrogantes que me he planteado y que continúo planteándome a veces. Son preguntas inmensas y no siempre fáciles de responder.

Esta es mi guerra

La película Paraíso perdido (El valle de la violencia) se desarrolla durante la Guerra de Secesión de EE. UU. Es la conmovedora historia de una familia del sur del país que se ve atrapada en el conflicto. Charlie Anderson, el patriarca de la familia, una y otra vez hace caso omiso de las súplicas de sus hijos que quieren alistarse en el ejército. Prefiere mantenerse neutral y no involucrarse, hasta el día en que la contienda afecta directamente a su familia.

De Pascua a Pentecostés

La otra noche estaba reflexionando sobre la Semana Santa cuando me vino una frase al pensamiento: «No dejó mi alma en el infierno». Me sonaba a versículo de la Biblia, pero no estaba segura. Tampoco tenía la certeza de que el autor se refiriera a Jesús.

Me gustaría poder decir que saqué la Biblia y busqué el pasaje, pero no; agarré mi teléfono inteligente y lo busqué en Google. Efectivamente, está en la Biblia. Se encuentra en el Salmo 16: «Tú no dejarás mi alma entre los muertos»1.

Historia de dos villas

Una amiga me contó que de pequeña, aunque su familia estaba muy unida y se querían mucho, el tema de la equidad era siempre complicado. Me dijo que cuando su mamá compraba pastel o helado para el postre, su hermano y ella se peleaban por conseguir la porción mayor. Esas disputas eran tan estresantes para su mamá que tenía una balanza de cocina cerca de la mesa del comedor y pesaba cada plato de postre para verificar que pesaban exactamente igual. Esa fue la norma familiar durante años.

<Page 1 of 2>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.