Maria Fontaine

Maria Fontaine es —junto con su esposo Peter Amsterdam— la directora espiritual y administrativa de la Familia Internacional, una comunidad de fe dedicada a difundir el Evangelio de Jesucristo por todo el mundo. Es autora de numerosos artículos sobre la vida de fe cristiana. (Los artículos de Maria Fontaine publicados en Conéctate son versiones adaptadas del original.)

Rebosante de alegría

El gozo que Dios nos ofrece nos permite ser felices aunque nuestra situación terrenal no sea perfecta, porque se trata de un gozo trascendente. Dios promete resolverlo todo en el futuro y nos proporciona fuerzas en el presente.

Entre el barro y el palacio

La vida no siempre nos sonríe tanto como nos gustaría. A veces debemos hacer frente a un cúmulo de experiencias difíciles de soportar. Cuando se ponen a prueba nuestra paciencia y nuestra fe, cuando nuestros intentos de obrar con acierto acaban cubiertos por el fango de los problemas y las dificultades, puede parecer imposible hallar sentido y valor a lo que hacemos.

Para no volvernos locos

Descansar en el Señor significa dejar que Él lleve nuestras cargas y pasar ratos de íntima comunión con Él. Significa disfrutar de Su compañía para que pueda infundirnos fuerzas y abrirnos nuevos horizontes1. Es tener una actitud de serenidad y fe y poner a Jesús primero en nuestros afectos. Descansar en el Señor es agradable, porque significa pensar en Él y estar con Él. En ese sentido no es difícil, no exige mucho, aunque sí hace falta algo de voluntad para aflojar la marcha y hacer un alto en nuestras otras actividades.

Vida sana

Conservar la salud requiere esfuerzo; no es algo que se dé por sí solo. Generalmente supone algún sacrificio, un replanteamiento de nuestro orden de prioridades y una renuncia a ciertos placeres que pueden resultar perjudiciales. La buena salud a largo plazo exige una inversión de toda una vida; pero es lo más juicioso que se puede hacer. Mejor es hacer algo todos los días para robustecer nuestro organismo que despreocuparnos y sufrir graves trastornos.

Entrega

Tener siempre en cuenta a los demás y procurar satisfacer sus necesidades, sobre todo cuando ello implica cierto sacrificio, no es nada fácil. Lo más cómodo es ser perezosos, egoístas y egocéntricos, y la mayoría somos así por naturaleza. Nuestra primera reacción generalmente está motivada por nuestros propios intereses, lo que deseamos y lo que nos hace felices. No obstante, con la ayuda de Jesús podemos adquirir nuevos hábitos y reacciones automáticas que con el tiempo contribuyan a que seamos más amorosos, amables y abnegados.

Fórmulas para vivir los cambios

El mundo atraviesa un período de cambios monumentales, particularmente en los ámbitos tecnológico, económico, religioso, político, empresarial y medioambiental. El impacto de estas transformaciones se nota en los gobiernos, en las organizaciones, en las familias y en la vida de las personas. Si bien es cierto que eso a veces resulta más evidente, reconocible y mensurable a principios de año, los cambios afectan continuamente todas las esferas de la sociedad.

Regálale el corazón

Todas las obras que realizó Jesús en la Tierra tuvieron que ser muy importantes para que el Hijo de Dios bajara aquí a hacerlas. Sin embargo, cuando se examinan esas obras de suma importancia se observa que no todas ellas fueron lo que la mayoría de la gente diría espectaculares en el plano físico. Muchas de ellas —transformaciones espirituales— se realizaron sin mucho o, mejor dicho, sin ningún bombo. Muchas —Su diálogo con Nicodemo1, el perdón que le concedió a una mujer inmoral2 o Su encuentro con la samaritana3— no tuvieron, a primera vista, nada de extraordinario.

Las muestras de aprecio en el lugar de trabajo

El ser humano necesita sentirse apreciado. No solo se trata de una sensación agradable, sino de un elemento indispensable para ser feliz y desarrollarse a plenitud. Eso es válido en todo ámbito; sin embargo, en ninguna parte se hace tan patente como en el lugar de trabajo. Cuando uno es consciente de que sus jefes y compañeros lo aprecian de verdad, es mucho más probable que haga un excelente aporte y trabaje bien en equipo.

Tónicos para el alma

Los cristianos no somos inmunes a las adversidades: conflictos familiares, temores, incertidumbre, demasiado que hacer, aprietos económicos, y la lista sigue. Tener fe no nos exime de afrontar dificultades. No obstante, quienes conocemos al Señor podemos superarlas invocando Sus promesas.

Me gustaría hablar de lo que me ayuda a seguir adelante cuando el camino se pone cuesta arriba. Son algunos recursos que tengo en lo que podría llamarse mi lista personal de supervivencia.

Quarks de gloria

Peter y yo nos tomamos unos días de descanso en un pequeño balneario. Cierto día, a la caída de la tarde, iba yo paseando por la playa cuando de pronto alcé la vista y me encontré con un deslumbrante cielo arrebolado.

Las nubes dispersas comenzaron a teñirse de tonos durazno, violeta y oro, contrastando con el fondo azul intenso del cielo. A mí me encantan todos los atardeceres; pero de cuando en cuando he presenciado alguno que otro tan, pero tan sobrecogedor que no pude quitarle los ojos de encima. El Gran Pintor desde luego captó mi atención con ese. Era como si estuviese vertiendo luz líquida de colores en cada nube. Los diversos matices las iban llenando hasta que parecían desbordarse. Se difundían en espléndidos torrentes, remolinos y volutas, formando un caleidoscopio vivo en permanente movimiento.

<Page 5 of 11>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.