Maria Fontaine

Maria Fontaine es —junto con su esposo Peter Amsterdam— la directora espiritual y administrativa de la Familia Internacional, una comunidad de fe dedicada a difundir el Evangelio de Jesucristo por todo el mundo. Es autora de numerosos artículos sobre la vida de fe cristiana. (Los artículos de Maria Fontaine publicados en Conéctate son versiones adaptadas del original.)

Viva la amabilidad

En un vuelo que tomé hace unos meses me fijé en una niña de unos diez u once años sentada al otro lado del pasillo, en diagonal. Tenía un enorme cuaderno para colorear de lo más bonito que su mamá evidentemente le había conseguido para el vuelo. En la misma fila había otra niña de más o menos la misma edad; su papá iba sentado detrás de ella. Esa otra niña no tenía libro para colorear; es más, no tenía nada para entretenerse durante el vuelo.

Los mosaicos de Dios

¿Alguna vez has pasado junto a un edificio en construcción en el que los obreros trabajaban meticulosamente en el armado de un suelo de mosaico, disponiendo miles de teselas para formar una composición decorativa? Mientras van colocando las piezas, la figura no se ve claramente, porque echan lechada para rellenar los espacios entre las teselas, y esta a menudo deja una capa gris que oculta la belleza de la obra. No obstante, una vez que se seca la lechada, se lava esa película superficial, y aparece la figura.

Dios obra de manera similar en nuestra vida. Por Su sabiduría infinita y Su grandísimo amor, entiende a la perfección lo que necesitamos y se esmera prolijamente por proporcionárnoslo.

Vivir sin estrés

El estrés atenta contra nuestra felicidad, pero Dios quiere librarnos de él. El estrés dificulta nuestro desempeño y es culpable de terribles desdichas, enfermedades y hasta muertes. Un artículo publicado hace poco asegura que entre el 75% y el 90% de las visitas al médico en países desarrollados están directa o indirectamente relacionadas con el estrés.

La fe es el antídoto contra el estrés. La confianza de que todo está en manos de Dios, de que Él es dueño de la situación y es capaz de sacar algo bueno aun de las circunstancias más desfavorables elimina automáticamente buena parte del estrés que sentimos.

¡Feliz Día del Amor y la Amistad!

Cada vez que pienso en el Día del Amor y la Amistad o Día de San Valentín, fecha que se conoce por el intercambio de cariñosos regalos entre personas que se quieren, me viene a la memoria el gran regalo que nos hizo Dios cuando nos entregó a Su Hijo, Jesús. Y me acuerdo de que todo el amor que sentimos por los demás en ese día —y cada día del año— se debe precisamente al amor que nos comunica Dios. Para Él no hay ocasión que no se preste para dar. Me gustaría seguir Su ejemplo en la medida de mis posibilidades.

Encontré un poema que me llegó muy hondo y menciona algunos de los regalos que nos hace nuestro gran Amor cada día del año. Cuando nos sentimos rebosantes de amor por todos los regalos que hemos recibido, nos dan ganas de comunicar ese amor a los demás para que ellos también lo disfruten.

Seis aspectos que me encantan de la Navidad

Para la mayoría de nosotros, hay ciertos aspectos o detalles de la Navidad que nos resultan particularmente atractivos. Estos son algunos que me gustan mucho a mí.

La generosidad

Me encanta la generosidad que se siente en el ambiente. Muchas veces en esas fechas hasta los menos desprendidos se tornan más dadivosos. Es una época en que los niños pueden aprender la dicha de compartir sus bienes con otros. Es asimismo una temporada en que todos pueden dar algo —tengan mucho o tengan poco— y encontrarlo gratificante.

Reflexión sobre el Día de Acción de Gracias

El Día de Acción de Gracias es una festividad tradicional de Norteamérica. En EE.UU. se celebra en noviembre; en Canadá, en octubre. Sería magnífico que el mundo entero fijara una fecha para dar gracias a Dios por Su bondad y reflexionar sobre los innumerables favores que nos concede. ¡Es tanto lo que Dios ha obsequiado a la humanidad! Para empezar, nos entregó el don de la vida y un mundo de maravillas en el que tener hermosas experiencias, un mundo en el que hay una infinita variedad de cosas bellas. Reza la Biblia que Dios lo hizo todo hermoso en su tiempo, y que cada cosa tiene su propósito1.

Nos ha regalado el amor de nuestra familia y amigos y todas las dichas que experimentamos. Además de dispensarnos el don de la vida tal como la conocemos, ha prometido que nuestra alma sobrevivirá a esta existencia terrenal. Nos ofrece un futuro eterno por medio de Su Hijo, Jesucristo.

Tres tesoros

Hace poco me planteé la pregunta:¿Qué me mantiene firme en épocas de crisis? ¿Qué me mantiene estimulada e impide que me rinda y diga: «No quiero esforzarme más», «No quiero entregarme tanto», «No quiero seguir desvelándome por los demás», «No quiero sufrir más desengaños», «Esta carga es muy onerosa, no la quiero llevar más»?

¿Qué antídotos tengo para no dudar de las promesas de Dios cuando mis defectos y fracasos se ciernen sobre mí como una nube negra y mis emociones me abruman? Cuando no sé si lograré aguantar, ¿qué me ayuda a no sucumbir a esos sentimientos de zozobra?

Las palabras intemporales de Dios

Existe una diferencia entre los principios y las promesas universales e intemporales que hay en la Biblia, y las instrucciones y consejos que Dios dio a determinadas personas para ciertas épocas o situaciones, que también están registrados en la Biblia. La Palabra imperecedera, que no se circunscribe a ninguna época, la constituyen los pasajes que se aplican a todo el mundo, en todas partes, y que nunca sufren alteración. Por ejemplo, «Dios es amor»(1 Juan 4:8) es una de las verdades más poderosas de la Biblia, y por supuesto es inmutable.

Amar al Señor con nuestra mente

El Señor dijo que debíamos amar a Dios«con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente» (Mateo 22:37). Fíjate que no mencionó solo el corazón y el alma, sino también la mente. Dios dotó al ser humano de facultades mentales. Nos hizo seres inteligentes, con pensamiento crítico, capaces de desarrollarnos intelectualmente y de razonar. También nos dio conciencia para ayudarnos a tomar decisiones moralmente acertadas.

Dudas saludables

Hay personas a las que no les resulta fácil aceptar sin discusión cuestiones doctrinales. Así como Dios nos ha hecho muy distintos en cuanto a personalidad y constitución física, también dispuso que hubiera variantes en cuanto a la fe. Quizás eres una de esas personas que antes de afirmarse en una creencia necesita tiempo para estudiar, reflexionar y razonar; o a lo mejor eres de los que abrazan conceptos espirituales sin mayores cuestionamientos. En cualquiera caso, lo que importa es el objetivo: que tengas una fe viva.

<Page 6 of 11>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.