Mensajes de Jesús

Estas palabras de Jesús las captaron hombres y mujeres como tú que simplemente pidieron a Jesús que les hablara. Invocaron la promesa bíblica, que reza: «Clama a Mí y Yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces» (Jeremías 33:3). Gracias a ello obtuvieron consejo, orientación y aliento.

Los mensajes de guía y consuelo que nos vienen en los ratos de oración personal expresan el gran amor y desvelo que nos prodiga Jesús. Él habla a todos los que crean en Él, le pidan que les hable y acepten que ese suave susurro (2 Reyes 12:9) que resuena en sus corazones es la voz de Él. Tú mismo puedes oír directamente a Jesús. Para interiorizarte más sobre el tema, te recomendamos que leas este libro.

La fuente de la alegría

Cuando me aceptas en tu vida y empiezas a conocerme, te lleno de una felicidad intensa y profunda. Es lo que el apóstol Pedro describió como un «gozo inefable y glorioso.»1

Al morir en la cruz expié los pecados del mundo, entre ellos todas las injusticias y errores que alguna vez cometiste. A consecuencia de ello, quienquiera que crea en Mí y me reciba vivirá para siempre. Eso te incluye a ti.

Tiempos cambiantes

Mi amor nunca te abandonará; nunca te faltará ni disminuirá. Reposa en Mi amor, pues en Mis brazos tu espíritu hallará paz y abrigo. Mi amor te sostendrá; en la medida en que permanezcas en él, te sustentará. Mi amor está imbuido de un poder tremendo. Cubre multitud de pecados, transforma el corazón, renueva el espíritu, disipa todo temor, infunde esperanzas al alicaído, levanta los brazos al que desfallece, restablece la salud y arroja luz donde hubo tinieblas.

Acude a Mí en la mañana

Haces bien en pasar un rato conmigo al comienzo del día. Sin Mí no llegarías muy lejos. Yo encarno la sabiduría, la fuerza y el amor.

Como dije a Mis discípulos, tu espíritu puede hallar en Mí reposo y fuerzas para afrontar la jornada.1 Puedes ceder al impulso de seguir adelante con tus propias energías en vez de tomar tiempo para hacer una pausa y entrar en la dimensión de Mi Espíritu. Sin embargo, no es así como serás más eficaz. Yo prometí renovar las fuerzas a quienes esperan en Mí.

El santuario

Veo tu lucha y oigo tus pedidos de auxilio. Cuando te sientes solo y desvalido, estoy a tu lado. Percibo tu angustia y estoy esperando a que acudas a Mí en oración. Entra en Mi santuario, en ese lugar secreto que podemos compartir tú y Yo. Allí puedo disipar tu ansiedad, tu inquietud y tu confusión, puedo devolverte el sentido de propósito e infundirte fuerzas para continuar.

Plenitud de gozo

Quiero que te llenes de Mi gozo, que será tu fortaleza. Deseo que reposes en Mi amor y tengas paz.

A veces tus expectativas son poco realistas y te llevan a excederte, de tal manera que te convences de haber fallado y no haber dado la talla. Quiero despejar todos esos sentimientos negativos. Me propongo eliminar tus miedos y preocupaciones y darte paz. Todo está bien.

La diferencia

Imagínate un bosque exuberante, profundo, incitante. Te internas en él y miras a tu alrededor esperando que te sobrecoja ese mismo asombro que has sentido otras veces al adentrarte en un paraje natural. Sin embargo, en esta ocasión los pájaros no cantan, no hay brisa que agite las hojas, no corre el agua del arroyo. Todo está inmóvil, paralizado en el tiempo, inerte. Aunque estás en un bosque, bien podría ser un cuadro colgado de una pared.

Mi regalo para ti

Amor... ese es el regalo singular que tengo para ti. Un amor sin límites. Un amor que no te juzga por el color de tu piel, tu aspecto físico o tu manera de hablar. Un amor generoso. Un amor que comparte, que se interesa por los demás. Un amor vibrante, cálido y bondadoso. Un amor incondicional y eterno.

Gozo que infunde fuerzas

Has oído que el gozo del Señor es tu fortaleza.1 ¿Cómo se obtiene ese gozo? Amándome con todo tu corazón, toda tu mente y todas tus fuerzas, y amando a los demás. Mientras tengas un corazón de amor —amor por Mí y por el prójimo— Yo te llenaré de Mi gozo y paz.

Buenos réditos

Cuando la vida se torna agobiante, cuando te parece que todo tu mundo se cae a pedazos, cuando consideras que nada de lo que llevas a cabo contribuye a mejorar la situación, piensa en Mí. Piensa en lo mucho que te amo. Piensa en Mi poder. Piensa en todo lo que te he concedido. Si me agradeces todo lo bueno que hay en tu vida, se disiparán los sentimientos pesimistas.

Amor a toda prueba

Cuando te invada la preocupación y esa sensación de perplejidad y desconcierto, acércate a Mí. Descansa la cabeza en Mi hombro. Halla consolación en Mis promesas eternas. Presta oído a las palabras que te hablaré al alma y al pensamiento. Obtén fuerzas y paz de Mí.

<Page 1 of 17>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.