Mensajes de Jesús

Estas palabras de Jesús las captaron hombres y mujeres como tú que simplemente pidieron a Jesús que les hablara. Invocaron la promesa bíblica, que reza: «Clama a Mí y Yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces» (Jeremías 33:3). Gracias a ello obtuvieron consejo, orientación y aliento.

Los mensajes de guía y consuelo que nos vienen en los ratos de oración personal expresan el gran amor y desvelo que nos prodiga Jesús. Él habla a todos los que crean en Él, le pidan que les hable y acepten que ese suave susurro (2 Reyes 12:9) que resuena en sus corazones es la voz de Él. Tú mismo puedes oír directamente a Jesús. Para interiorizarte más sobre el tema, te recomendamos que leas este libro.

Aprende de los niños

Muchas personas mayores observan a un niño disfrutando despreocupadamente de sus juegos y por momentos desean volver a su infancia. A los niños se los ve tan tranquilos, tan felices, casi desprovistos de afanes. Se ríen con facilidad, disfrutan de lo que hacen y se entusiasman con las cosas más sencillas. En general tienen preocupaciones menores que rara vez duran más de unos minutos o una hora. Con seguridad pasan más tiempo felices y ocupados en sus intereses que tú.

Salud pletórica

El cuerpo humano es sumamente práctico, polifacético, adaptable, intrincado y duradero. Es una creación altamente desarrollada, concebida para albergar el aún más bello y duradero espíritu que lo habita. El apóstol Pablo calificó el cuerpo de «templo de Dios»,1 y vaya si lo es.

Imperfecto y bendecido

No te permitas caer en la desazón o el desánimo a raíz de tus imperfecciones, pues nunca alcanzarás la perfección. Agradece más bien que Yo esté presente para auxiliarte y obrar por medio de ti. Así no tenderás a desanimarte cuando tropieces o caigas en el camino.

Triunfar por medio de la oración

La oración pone de manifiesto tu fe en Mí, tu fe en que daré las soluciones, te enseñaré el camino, obraré en la vida de las personas y, de ser necesario, hasta haré lo imposible. También demuestra que dependes de Mí, lo cual me complace grandemente.

Efecto multiplicado

Ante una situación adversa, muchas personas se quejan y hacen hincapié en lo negativo. Otras, por el contrario, han descubierto el buen efecto de pensar positivamente y lo aprovechan. La eficacia de pensar favorablemente se multiplica cuando tornas esos pensamientos en alabanzas dirigidas a Mí por la bondad que te manifiesto, el amparo que te brindo, la provisión de tus necesidades y las muchas bendiciones que hago llover sobre tu vida.

Oraciones certeras

Cuando quieras dirigir bien tus oraciones para obtener óptimos resultados, intenta despejar tu mente. Puedes hacerlo en cualquier momento y lugar, inclusive en un sitio público lleno de gente, en un aeropuerto atestado, en el bus, en el tren o donde sea que te encuentres. Detente unos instantes, cierra los ojos y concéntrate en Mí: te ayudaré a focalizar tus pensamientos para que encauces bien tus oraciones.

Una vasija remodelada

Es muy fácil que los afanes de esta vida y sus muchas preocupaciones te aparten de una íntima comunión conmigo. El miedo al fracaso merma tu capacidad de poner los ojos en Mí y de tener fe en que escucho tus oraciones, en que te amo y deseo bendecirte. Anhelo levantarte, aliviar tus cargas y darte un nuevo comenzar. Quiero hacer de ti un testimonio de Mi amor.

No es cuento

No soy un personaje ficticio, imaginario, de fábula; existo de verdad. Y soy justo lo que necesitas. Puedo cambiar tu ansiedad por consuelo; tu temor por fe; tus luchas por reposo, tu inquietud por paz; tu tristeza por felicidad, y tus preguntas por respuestas. Seré tu fortaleza, tu ayuda en momentos de apremio, tu amigo y compañero. Eso no quiere decir que no vayas a volver a toparte con dificultades y obstáculos, que nunca te vayas a ver en aprietos, sino que cuando te halles en un atolladero, Yo podré ayudarte.

Bueno, mejor, excelente

Te ayudo a tomar las cosas buenas de tu vida y mejorarlas, refinarlas. Pero si nunca te tomas un tiempo para reflexionar sobre ellas —tal vez por considerar que tu manera de proceder está medianamente bien y te da resultados aceptables—, no tendrás motivación para esmerarte por lograr algo mejor.

Sin medida

Nunca pienses que estoy lejos de ti o que me canso de ti. No te juzgo por tus logros ni por tus buenas obras. No te comparo con otros. Miro tu corazón. Veo el amor que tienes por Mí y por los demás. Eso es lo importante para Mí, no tus buenas obras o tus esfuerzos por perfeccionarte.

<Page 1 of 16>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.