Dominio propio - Octubre de 2013

Todos podemos aprender a ejercitar nuestro dominio propio, no solo hurgando en nuestro interior y armándonos de fuerza de voluntad, sino también recurriendo al poder de Dios.
 

Dominio propio

Dominio propio

La templanza o dominio propio es el noveno fruto del Espíritu enumerado en Gálatas 5:22,23. Si bien figura en último lugar, su importancia no admite duda. Y es que hace falta mucho dominio propio para manifestar los otros ocho frutos del Espíritu.

Hace poco me enteré de un interesante experimento realizado por sicólogos de la Universidad de Stanford en 1972. Durante el mismo se ofreció a cada uno de los niños participantes un marshmallow o, como se dice en algunos países, un malvavisco, una golosina esponjosa. 

El cesto de la ropa

El cesto de la ropa

Hace un tiempo leí unos consejos para llevarse bien con los demás:

1) Hablar con optimismo y buen humor.
2) Sonreír.
3) Llamar a las personas por su nombre.

¿Quién es tu amo?

¿Quién es tu amo?

A muchos niños y adultos —y a mí también— les fascina el cuento de Aladino: aventuras, artefactos maravillosos, la lucha del bien contra el mal y la máxima historia de éxito, con un joven pordiosero a quien el fantástico genio de una lámpara convierte en príncipe. Y es que el éxito fácil tiene un singular atractivo. En lugar de ser disciplinado y esforzarse para salir adelante, Aladino recurre a la magia.

El fruto liberador: el dominio propio

El fruto liberador: el dominio propio

El secreto para adquirir dominio propio radica en rendir nuestra vida a Dios y dejar que Su Espíritu Santo guíe nuestros pensamientos, nuestros actos y nuestra vida. «No os conforméis a este mundo —recomienda el apóstol Pablo—, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta»1.

Actitud mental positiva

Actitud mental positiva

Durante un curso de asesoramiento que tomé hace poco, todos los asistentes investigamos el tema del diálogo interno negativo. Enseguida se hizo patente que esa mala costumbre empaña nuestros éxitos, sofoca grandes ideas en su etapa de gestación e influye en nuestras reacciones y en nuestra perspectiva de diversas situaciones.

Consejos para la buena administración del tiempo

Consejos para la buena administración del tiempo

Cuando mi jefe accedió a dejarme trabajar desde mi casa, yo estaba entusiasmada con la idea y confiada en que rendiría aún más que en la oficina. No obstante, él comentó con una sonrisa de complicidad:

—Eso sí, ten en cuenta que puede que te llame a veces solo para ver si estás trabajando. Que no te pille en la cocina.

Cumplir nuestras tareas

Cumplir nuestras tareas

Necesitamos paciencia para lograr nuestros objetivos en la vida. Aun cuando nuestra situación no sea la ideal, es importante perseverar y aprovechar al máximo lo que tenemos.

Autodisciplina

Autodisciplina

Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse.  
Proverbios 25:28 (NVI)

*

Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio. 
2 Timoteo 1:7 (NVI)

La verdadera quietud

La verdadera quietud

Hace un tiempo me enfrenté a un dilema que me sentí incapaz de resolver. A solas en la quietud de la noche, le di al asunto vueltas y más vueltas sin encontrarle remedio. Finalmente le pedí orientación al Señor.

Estaba tendido en la cama, a la espera de una respuesta. El silencio era absoluto. Se me empezaba a agotar la paciencia. Justo en el momento en que me levantaba a tomar agua, me habló una apacible y delicada voz:

Metamorfosis

Metamorfosis

En cierta ocasión asistí a una reunión en la que un muchacho de 16 años entonó varias canciones cristianas. Su rostro resplandecía con el gozo del Señor. Después supe que se había criado en un ambiente sumamente pernicioso. Desde los 12 años lo habían obligado a salir a robar para mantener a su familia. Al cabo de un año robaba también para costear su propia adicción a las drogas, producto de su vida delictiva. Durante años se paseó por diversos correccionales: quedaba libre y lo volvían a detener. Un día unos jóvenes lo conocieron en la calle y le mostraron cómo recibir a Jesús. Su vida se transformó.

Semáforos

Semáforos

No hay ciudad en el mundo desarrollado que pueda funcionar sin semáforos. Si bien no constituyen barreras físicas, los conductores optan por ejercer autocontrol y en su mayoría siguen sus instrucciones: se detienen con la luz roja, actúan con precaución con la amarilla, y avanzan con la verde. El automovilista que se pasa una luz roja pone en riesgo su vida y la de los demás. En cambio, respetando las señales de colores aumentamos las probabilidades de que cada uno arribe a su destino sano y salvo.

Lo mismo pasa en la vida.

La ventaja de contar con Jesús

La ventaja de contar con Jesús

Por naturaleza, algunas personas tienen una voluntad férrea y mucho dominio propio; pero no es lo más común. Si te resulta difícil cumplir un propósito que te has hecho, acostumbrarte a realizar cierta actividad o cultivar un nuevo hábito, tengo buenas noticias para ti. Conmigo tienes una ventaja especial: la de contar con Mi ayuda.

Mí Espíritu puede obrar en tu vida de diversas maneras. Puedo, por ejemplo, darte autodisciplina. La clave para beneficiarte de esa ayuda es la oración. En primer lugar porque cuando tú oras Yo obro. De algún modo —tal vez incluso inesperado— hago algo en respuesta a tu oración.

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.