Mansedumbre - Septiembre de 2013

Si bien Su grandeza y omnipotencia rebasan nuestra comprensión, Dios nos trata con suprema ternura y afabilidad. En este número de la revista veremos que es posible emular esas características y hacer de la gentileza un rasgo distintivo nuestro.
 

Mansa fortaleza

Mansa fortaleza

Dentro de nuestra serie sobre los frutos del Espíritu, abordamos en esta revista el octavo de ellos, que en el texto original griego se denomina prautes. Es un término difícil de expresar en castellano. Hay quien ha dicho que prautes es la palabra más intraducible del Nuevo Testamento. Mansedumbre, humildad y gentileza son algunas de las voces empleadas para expresar el concepto en español.

Dada la complejidad del término y su profunda significación, ¿qué tal si aventuramos algunas definiciones? Así quizás interiorizaremos mejor el concepto.

La jugada ganadora

La jugada ganadora

En mi tercer año en la universidad me eligieron para entrenar al equipo de fútbol americano de mi asociación estudiantil. Mi primera y más importante decisión fue nombrar a nuestro mariscal de campo, el jugador —en el fútbol americano— que decide tácticamente las jugadas y organiza la ofensiva. Yo quería un mariscal de campo que escuchara mis consejos y fuera respetado por los demás jugadores, aunque lógicamente, también tenía que ser capaz de pasar el balón, correr y tener una buena condición física.

Un santo sin pretensiones

Un santo sin pretensiones

Homenaje a mi padre

No pretendo poner a mi padre en un pedestal. A él no le habría gustado. Siempre procuraba pasar inadvertido. No recuerdo ninguna ocasión en que quisiera honores para sí. Si alguien lo elogiaba, señalaba hacia arriba, a su Creador, y le atribuía a Él todo el mérito.

Las muestras de aprecio en el lugar de trabajo

Las muestras de aprecio en el lugar de trabajo

El ser humano necesita sentirse apreciado. No solo se trata de una sensación agradable, sino de un elemento indispensable para ser feliz y desarrollarse a plenitud. Eso es válido en todo ámbito; sin embargo, en ninguna parte se hace tan patente como en el lugar de trabajo. Cuando uno es consciente de que sus jefes y compañeros lo aprecian de verdad, es mucho más probable que haga un excelente aporte y trabaje bien en equipo.

La sinergia y el trabajo en equipo

La sinergia y el trabajo en equipo

Si antes estaba en boga el líder fuerte, el autócrata seguro de sí mismo que imponía su estilo para sacar adelante a su empresa o a su equipo, ahora el dirigente sensato sabe que sus esfuerzos se multiplican si se apoya en su equipo en lugar de recurrir principalmente a sus propias capacidades.

Adoptar y mantener un sentido de comunidad es factor esencial para el progreso de toda organización en el mundo actual. El éxito de una empresa se basa en la suma de las habilidades y destrezas de sus componentes y en la disposición de los directivos para sacar partido de la pericia y los aportes de los distintos integrantes.

Nuestro humilde Salvador

Nuestro humilde Salvador

Veamos de qué manera quedó de manifiesto el carácter de Jesús en algunos sucesos trascendentales de Su vida.

Nació en un establo
[María] lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.  Lucas 2:7

Siempre contenta

Siempre contenta

Mi mayor experiencia de pasar de lo más bajo a lo más alto fue cuando vivía en Uganda y participé en una misión dirigida a los niños soldados de Gulu, los mismos que se retratan en la película El rescate1. Les llevamos toneladas de alimentos donados y les pasamos la película Jesús2 traducida en vivo al acholi. Tuvimos que emplear un generador para exhibir la película en un proyector, pues no había electricidad.

La fuerza de la mansedumbre

La fuerza de la mansedumbre

Dios nos manda ser mansos y humildes con los demás.

Sean siempre humildes y amables. Sean pacientes unos con otros y tolérense las faltas por amor.  Efesios 4:2 (NTV)

Lleva una vida de rectitud, de piedad, de fe, de amor, de fortaleza en el sufrimiento y de humildad de corazón.  1 Timoteo 6:11 (DHH)

7 maneras de mantener a raya el orgullo

7 maneras de mantener a raya el orgullo

Aunque a la mayoría no nos importaría ser un poco más humildes, ¡cómo detestamos pasar por la escuela de la humildad! Nos duele tragarnos el orgullo; no obstante, es un dolor benéfico, sobre todo si lo aceptamos de buen grado para que produzca en nosotros el efecto deseado.

1. Procura descubrir lo mejor de cada persona. Todo ser humano ha tenido experiencias que tú no has tenido, y en esos aspectos te aventaja. El escritor y estudioso George Herbert Palmer (1842–1933) dijo: «Estoy derrotado, y lo sé, cuando me topo con un ser humano de quien me siento incapaz de aprender algo».

El fruto encantador: la mansedumbre

El fruto encantador: la mansedumbre

Un espíritu afable es esencial para relacionarse armoniosamente con la gente. Puede ser determinante para que los demás se muestren abiertos a nuestras opiniones e ideas.

La Biblia retrata a Jesús como un cordero1, una gallina2 y un tierno y atento pastor3. Él dijo de Sí mismo: «Soy manso y humilde de corazón»4. No obligó a nadie a creer en Él ni a seguirlo. Se mostró compasivo y atrajo mansamente a la gente a Su reino celestial.

Bajo control

Bajo control

Me gusta la definición de mansedumbre que figura en mi diccionario bíblico. Dice que la mansedumbre es «una actitud de humildad ante Dios y de gentileza para con los hombres, que surge del reconocimiento de que Dios lo gobierna todo». Es fuerza y valentía bajo control, combinadas con bondad.

Esa clase de mansedumbre va acompañada de fe y paz, pues tenemos la certeza de que Dios es dueño de la situación. Nuestro espíritu puede estar templado y sereno porque estamos llenos de fe. Tenemos la seguridad de que Dios va a resolver las cosas, por increíblemente abrumadora o desesperanzadora que pueda ser la situación.

Airarse contra el mal

Airarse contra el mal

Pregunta: Soy consciente de que el amor y la humildad son virtudes cristianas; no obstante, ¿qué debe hacer uno frente a un acto de injusticia? A veces me altero mucho cuando leo las barbaridades que suceden en el mundo. ¿Airarse está mal en todos los casos?

Respuesta: «No te apresures a enojarte» recomiendan las Escrituras1; pero eso no quiere decir que nunca debamos indignarnos.

Un hogar más feliz

Un hogar más feliz

Según el doctor James Bossard, antiguo profesor de sociología de la Universidad de Pensilvania, una de las facetas más descuidadas de la vida en familia es el modo en que los padres hablan delante de sus hijos. Luego de analizar extensas grabaciones de los intercambios que se dan a la hora de comer, el doctor Bossard afirmó: «Descubrí que todas las familias siguen ciertos hábitos de conversación bien marcados y que el más corriente de todos es el de criticar. En esas familias casi nunca se dice nada bueno de nadie. No paran de quejarse de sus amigos, de sus parientes, de sus vecinos y de casi todos los aspectos de su vida, desde las largas colas de los supermercados hasta la estupidez de su jefe.

Retomar el guion

Retomar el guion

¿Te ha pasado alguna vez que pierdes el guion? Por ejemplo, estás leyendo una novela y te das cuenta de que no sabes exactamente quién es quién; o te distraes durante una película y luego nada parece tener sentido. Llevamos una vida muy ajetreada, y a veces no sabemos bien quiénes somos o hacia dónde nos dirigimos.

Un carácter apacible

Un carácter apacible

Acude a Mí cuando la fatiga y las presiones te abrumen. Yo te daré descanso y te enseñaré a tener un carácter apacible como el Mío1. Esa mansedumbre no es debilidad, por mucho que se manifieste mediante gestos gentiles y amables. No necesita autoafirmarse ni alardear de nada, porque conoce su fortaleza.

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.