Relación con Dios - Abril de 2021

Una relación personal con Dios supone mucho más que asistir a un culto religioso o leer con frecuencia la Biblia. Dios nos creó para que estableciéramos un vínculo estrecho con Él. Más aún, ese es nuestro principal propósito en la vida.

Una historia de amor

Una historia de amor

En la Biblia Dios a menudo se vale de metáforas o alegorías para describir nuestra relación con Él; a saber, un pastor y su oveja, un padre y su hijo, una vid y sus sarmientos y una novia y su novio.

Aunque la Biblia se compone de 66 libros, diversos comentaristas observan que en realidad se trata de un solo libro con un hilo conductor nítido. Es una historia de amor. Y como toda historia de amor, esta tiene un principio, algunos altibajos y un final dramático.

La proeza de una ardilla

La proeza de una ardilla

Con el ánimo por los suelos: Así me sentía aquel día. Mi marido había tenido que viajar otra vez —por enésima vez—, y ahí estaba nuevamente sola con nuestros cuatro hijos. Andábamos mal de dinero, y yo frágil de salud. Aparte de eso, mi hija adolescente pasaba por una crisis. Oré, ¡ay, cuánto oré!, para que Dios me lo hiciera todo un poco más llevadero.

El padre y los hijos perdidos

El padre y los hijos perdidos

En Lucas, capítulo 15, Jesús narró el siguiente relato:

Un hombre tenía dos hijos, y el menor de ellos dijo a su padre: «Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde». Y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo, el hijo menor se fue lejos a una provincia apartada.1

Mi Jesús polifacético

Mi Jesús polifacético

En mi niñez, Jesús para mí era como Papá Noel. Sabía que Él notaba si me portaba mal o bien. Si yo quería algo, se lo pedía y me portaba súper bien con la esperanza de recibir lo que había pedido. Tal como a mis profesores del colegio y de la catequesis dominical, era alguien al que había que escuchar y obedecer.

El toque del maestro

El toque del maestro

Se ha dicho que son tres los artistas que nos brindan la música: Dios, que nos da madera mágica para hacer los instrumentos; el fabricante del instrumento, que tras meses de trabajo despierta la música que reside en la madera; y por último, el maestro virtuoso, que libera la música de los confines de la madera para liberar al oyente.

Jesús y yo

Jesús y yo

La fe en Jesucristo es la fuga del alma hacia la ciudad de refugio.
Hugh Binning (1627-1653)

*

La unión con Jesucristo es el cimiento de nuestra fe.
Jean-Jacques Pictet (1655-1721)

Los renglones torcidos de Dios

Los renglones torcidos de Dios

Cuando niña escuchaba con frecuencia la frase: «Orar no es lo menos que se puede hacer, sino lo máximo». Pensaba que cualquier situación podía resolverse rezando con fervor. A mis 9 añitos de edad, cuando mi papá me contó que a nuestro amigo Jim le habían diagnosticado cáncer, decidí que iba a rogar fervientemente para que se mejorara. Jim tenía una mujer y tres hijos todavía en edad escolar. Seguramente Dios no sería tan cruel como para quitárselo a todas esas personas que dependían de él. Cada día dedicaba 10 minutos a rezar por Jim. Inicialmente hubo señales alentadoras de que mis oraciones eran escuchadas. El tumor se iba reduciendo y él se sentía más fuerte. Mis plegarias estaban dando resultado.

El ateo y la Biblia

El ateo y la Biblia

Mis amigos Frank y Lisa atendían un puesto de exhibición de libros con contenidos bíblicos. Además entregaban volantes a los que pasaban. Un señor se detuvo, miró la mesa y exclamó:

—Ah, ¿literatura cristiana? Soy ateo.

Fe reivindicada

Fe reivindicada

Un día, husmeando en una librería, encontré una enciclopedia que tenía una sección centrada en temas bíblicos. Tuve curiosidad por ver cómo presentaba un autor laico a los personajes destacados de la Sagrada Escritura y me puse a leer algunas breves biografías: las de los profetas Daniel, Jeremías e Isaías, la del rey David, la de Sansón y las de los apóstoles Mateo, Pedro y Pablo.

Fascinado con Jesús

Fascinado con Jesús

Yo tenía 20 años cuando leí la Biblia por primera vez. Alguien me recomendó que leyera primero el Evangelio de Juan, pero como en aquella época conocía tan poco de la Biblia, no entendía que los Evangelios configuraban cuatro recuentos separados de la vida y obra de Jesús. Partí, pues, por donde me pareció más lógico, al principio del Nuevo Testamento, con el Evangelio de Mateo.

El Dios sereno

El Dios sereno

La vida es un desfile constante de contradicciones: cosas a las que aferrarse, otras que soltar; unas por las que luchar, otras que renunciar. Se nos aconseja que pongamos más esfuerzo, que nos demos un descanso, que no nos tensionemos, que tomemos mejores decisiones, que simplemente digamos que sí, que simplemente digamos que no, que nos conformemos, que no nos conformemos. Para colmo nunca falta el que te dice: «Escucha tu corazón. Nada más». ¡Claro!

Acude a Mí en la mañana

Acude a Mí en la mañana

Haces bien en pasar un rato conmigo al comienzo del día. Sin Mí no llegarías muy lejos. Yo encarno la sabiduría, la fuerza y el amor.

Como dije a Mis discípulos, tu espíritu puede hallar en Mí reposo y fuerzas para afrontar la jornada.1 Puedes ceder al impulso de seguir adelante con tus propias energías en vez de tomar tiempo para hacer una pausa y entrar en la dimensión de Mi Espíritu. Sin embargo, no es así como serás más eficaz. Yo prometí renovar las fuerzas a quienes esperan en Mí.

Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.