Salud y equilibrio - Octubre de 2019

¿Te gustaría gestionar mejor todo lo que consume tu tiempo y energías? ¿Quieres sentirte mejor, tener más fuerzas y vivir más? El presente número sobre la salud y una vida equilibrada te ayudará en ese empeño.

La dorada medianía

La dorada medianía

¿Se han dado cuenta de que es raro encontrar a alguien que, con el corazón en la mano, te diga que lleva una vida equilibrada? Es decir, que mantiene un sano equilibrio, un justo medio, entre el plano laboral, familiar y espiritual, y entre sus quehaceres cotidianos y sus necesidades personales? El antiguo ideal griego de la dorada medianía.

Lo mejor de lo peor

Lo mejor de lo peor

Conocí a mi amiga Laura cuando yo tenía 13 años. Una vecina la trajo a casa. Intercambiamos números de teléfono y enseguida llegamos a ser mejores amigas. Aquello de tener una mejor amiga era una nueva experiencia para mí. Me fascinaba la idea de que alguien quería ser mi amiga, no una amiga de la familia o de mi hermana mayor, o alguien que había conocido en la iglesia o el colegio, sino alguien con quien conversar y pasar el tiempo los fines de semana.

Salud y estado físico

Salud y estado físico

Nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo.1 Dios nos ha encargado que cuidemos bien de él y que en ello seamos constantes. Jesús pagó el máximo precio para hacernos Suyos. Debemos, pues, demostrarle nuestra gratitud invirtiendo en nuestra salud. Cuidar bien de nuestro cuerpo y resguardar nuestra salud es consecuencia natural de amarnos a nosotros mismos y valorar el don de la vida que Dios nos ha proporcionado.

Hallar el equilibrio

Hallar el equilibrio

Al comienzo del año decidí que iba a vivir más saludablemente. Ya sabes... hacer más ejercicio, comer más sano y hasta bajar un par de kilos.

Me encontrarás corriendo

Me encontrarás corriendo

Hace unos años me di cuenta de que estaba en muy mal estado físico. Mi trabajo se había tornado sedentario y no lo había compensado con alguna actividad física. Me gustaba hacer ejercicio, pero nunca encontraba el tiempo o el estímulo para perseverar en ello día tras día. Ahora me doy cuenta de que parte del problema era que daba más importancia a mi rendimiento en el trabajo que a mi salud.

Ojo con los indicadores

Ojo con los indicadores

Fundí nuestra camioneta. Iba conduciendo en pleno verano —para colmo en la hora de tráfico intenso— y estaba completamente perdida. En medio del atasco dejó de funcionar el aire acondicionado. Pensé que tenía mucha mala suerte de quedarme atascada en el tráfico sin aire acondicionado, así que hice lo que suelo hacer cuando las cosas no pintan bien: forcé la marcha.

Nuestro prodigioso sistema inmunitario

Nuestro prodigioso sistema inmunitario

Si bien a veces es inevitable que nos enfermemos, buena parte del tiempo podemos mantenernos sanos pese a los constantes embates de virus y bacterias que atentan contra nuestra salud. Ese milagro cotidiano se lo podemos agradecer a nuestro sistema inmunitario, creado por Dios.

Una fuente inagotable de energía

Una fuente inagotable de energía

La ciudad en la que vivo en Sudáfrica enfrenta regularmente cortes de energía. A veces el fluido eléctrico se interrumpe hasta cinco horas diarias. Lo denominan loadshedding (recorte o desconexión de carga). A causa de la sobredemanda y el déficit de oferta, la empresa eléctrica debe racionar y cortar intermitentemente la electricidad. Durante esos períodos, las fábricas se detienen, los comercios cierran, el tráfico se vuelve caótico, los ventiladores y neveras se apagan y todo el mundo sufre. No es mucho lo que se puede hacer sin energía eléctrica.

La cuerda floja

La cuerda floja

¿Alguna vez has tenido la sensación de que ibas en monociclo por una cuerda floja al tiempo que hacías malabarismo con cinco antorchas encendidas, todo esto con un experto equilibrista persiguiéndote con una pistola láser? Yo sí. La vida consiste en hacer malabarismos y equilibrismos en un empeño por mantener a todos con vida, todo eso simultáneamente y sin respiro. Estoy agotada. Seguro que ustedes también.

Salud pletórica

Salud pletórica

El cuerpo humano es sumamente práctico, polifacético, adaptable, intrincado y duradero. Es una creación altamente desarrollada, concebida para albergar el aún más bello y duradero espíritu que lo habita. El apóstol Pablo calificó el cuerpo de «templo de Dios»,1 y vaya si lo es.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.