Trabajar en cooperación con Dios - Marzo de 2020

Con frecuencia los cristianos se esmeran por trabajar por Dios. No obstante, Dios prefiere trabajar codo a codo con la gente. Explora cómo tú y Dios juntos pueden hacer frente a cualquier circunstancia que te depare la vida.

Un jefe fuera de lo corriente

Un jefe fuera de lo corriente

El Jefe manda, el Jefe dirá, el Jefe lo resolverá, decimos muchas veces, en plan simpático, los cristianos que deseamos exaltar a Cristo y combinar la obra que hacemos por Él con nuestras actividades de todos los días. Con ello inferimos que Dios es un jefe amigable y paternal, pero al fin y al cabo, jefe. Nos imparte instrucciones, nos resguarda, nos alienta y nos apoya, pero igual mantiene una oficina en el piso de arriba y no se arremanga la camisa ni se ensucia las manos en el lodazal de los asuntos cotidianos.

Entre vientos

Entre vientos

El otro día mi esposa y yo nos dimos un paseo por la zona que bordea un amplio lago que ofrece un bellísimo paisaje. Contemplábamos las escarpadas montañas que lo flanqueaban por ambos costados, el río que le entregaba su caudal de agua dulce, las aves que se lanzaban en picada sobre las olas, las tonalidades siempre cambiantes y el reflejo del sol que sobre la superficie se deshacía en destellos dorados. El vasto lago y las montañas adyacentes ofrecen un clima singularmente grato y resguardado.

El valor del individuo

El valor del individuo

A Dios no se le oculta nada acerca de cada uno de nosotros. Él conoce nuestra hechura. Sabe de qué somos capaces. Conoce nuestros dones, nuestras habilidades, nuestras flaquezas y nuestros puntos fuertes. Y sea cual sea el concepto que tengamos de nosotros mismos o de nuestros defectos, ¡Él nos seleccionó para integrar Su equipo!1 Tiene la certeza de que reunimos las condiciones para desempeñar, con Su poder, la función que Él nos asigne.

La escalera dorada

La escalera dorada

Tomar decisiones rara vez es tarea fácil. Uno de los momentos en que resulta imperativo decidir bien es cuando se trata de una oferta de trabajo. Hace unos años mi esposa y yo nos encontrábamos en una encrucijada. Yo acababa de cumplir los 50. Cada vez que cumplimos un decenio más ocurre algo en nuestra psiquis que resulta imposible de definir. Uno cae en la cuenta de que no va a rejuvenecer, de que le quedan menos años por delante y menos fuerzas para abordarlos.

Espera en Él

Espera en Él

Después de graduarme de la universidad estaba contenta de dejar atrás mis libros y estudios y no veía la hora de sumirme en todas las experiencias nuevas que me aguardaban en el campo laboral. Había sido buena estudiante. Estaba segura de que gracias a mi dominio de un idioma extranjero y mi buena ética profesional obtendría un trabajo que pusiera a prueba mis dotes en el campo que más me interesaba. Sin embargo, al no recibir ninguna oferta realmente interesante después de enviar mi primera tanda de currículos, me di cuenta de que aquel flamante y atractivo trabajo no me iba a salir tan pronto como esperaba.

Propósitos mayores

Propósitos mayores

En El caballo y el muchacho, una de las siete novelas de la saga Las crónicas de Narnia, de C. S. Lewis, un niño llamado Shasta sueña con viajar al desconocido Norte, en el que se encuentra la mágica tierra de Narnia. Una noche Shasta se entera de que el pescador que se ha hecho pasar por su padre se propone venderlo a un noble de un reino vecino. (Más adelante nos enteramos de que Shasta sufrió un naufragio cuando era pequeño y fue recogido por el pescador.)

Los milagros de la naturaleza

Los milagros de la naturaleza

Hoy vi una hoja suspendida en el aire, danzando en el viento, girando y remolineando, pero sin caer. Me detuve a observarla un momento, algo perpleja y confundida, hasta que miré más de cerca y alcancé a percibir un hilo de telaraña pequeñísimo —casi invisible— del que pendía aquella hoja de una rama. En ese momento todo cobró sentido y me di cuenta de que aquello —que un minúsculo hilo pudiera mantener suspendida una hoja agitada con furia por el viento— era una hazaña de la naturaleza.

Dios y yo

Dios y yo

Hace poco estuve reflexionando sobre cómo ha cambiado progresivamente mi perspectiva de los milagros a lo largo de mi vida. Si bien tengo fe en Jesús desde niño, suelo compararme con las personas que fueron testigos de sanaciones, resurrecciones y otros milagros increíbles, y pienso que me perdí algo.

Así recobré mi vida de oración

Así recobré mi vida de oración

En los años que llevo dedicado al servicio cristiano he tenido la ventaja de recibir muy buenas enseñanzas sobre cómo mantener una vida de oración dinámica. Lamentablemente no he sido tan perseverante en aplicarlas como hubiera querido.

Remedio para un día de lluvia

Remedio para un día de lluvia

Desde que tengo uso de razón no me gustan los días nublados y menos en invierno. Se me hacen eternos y deprimentes, y me hacen tiritar el cuerpo y el alma.

De todos modos, son parte de la vida. Así que resolví aprender a disfrutarlos. Ya no me parecen tan lóbregos. ¿Cuál es el secreto? En realidad tengo varios.

Jesús y mi mochila

Jesús y mi mochila

A lo largo de los años mi mochila ha sido duramente maltratada. La he expuesto a un sol inclemente y a lluvias torrenciales, tanto en mi barrio como en viajes al extranjero. Me ha acompañado en labores humanitarias y también en mis vacaciones. De hecho, dondequiera que fui, mi mochila fue conmigo.

Mi alma tiene sed

Mi alma tiene sed

«Así como un venado sediento desea el agua de un arroyo, así también yo, Dios mío, busco estar cerca de ti».1

Me encanta esta oración, porque expresa la necesidad de Dios en forma visceral, como un venado que busca agua. La sed es una reacción involuntaria, una necesidad que debe satisfacerse.

El tapiz

El tapiz

Cada suceso de tu vida, cada pensamiento, cada decisión, cada expresión de amor y cada interacción con otro ser humano se asemeja a un hilo de un tapiz. Muchas veces, día tras día, los hilos oscuros y los claros se entretejen al parecer sin orden ni concierto. Así y todo, al final forman una imagen. Al contemplar el tapiz de tu vida, veo que es hermoso.

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.