Encamínalos

Encamínalos

Tus hijos me necesitan muchísimo, y tú también. Deben aprender a hacerme partícipe de su vida y a confiar en Mí cuando las cosas se pongan difíciles. Tienen que aprender a depender de Mí y a acudir a Mí cuando tengan apuros o molestias. Deben aprender a orar por los demás y a escuchar Mi voz para que pueda ayudarlos a decidir bien. Más que nada, es preciso que aprendan a amarme y a aceptar Mi amor.

¿Quieres que aprendan todo eso? Lo harán si lo ven en ti. La mejor forma de conseguir que tus hijos vayan por buen camino es conducirlos por él. Deseo lo mejor para ellos y tengo poder para dárselo. Sin embargo, tú eres el conducto por el que ha de fluir la mayoría de Mis bendiciones. La medida en que logre obrar en la vida de tus hijos depende en gran parte de cuánto pueda obrar en la tuya. Si me amas de todo corazón, procuras complacerme, me pides que te guíe y me sigues de cerca, Yo haré lo demás.

Jesús

Mensajes de Jesús

Estas palabras de Jesús las captaron hombres y mujeres como tú que simplemente pidieron a Jesús que les hablara. Invocaron la promesa bíblica, que reza: «Clama a Mí y Yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces» (Jeremías 33:3). Gracias a ello obtuvieron consejo, orientación y aliento.

Los mensajes de guía y consuelo que nos vienen en los ratos de oración personal expresan el gran amor y desvelo que nos prodiga Jesús. Él habla a todos los que crean en Él, le pidan que les hable y acepten que ese suave susurro (2 Reyes 12:9) que resuena en sus corazones es la voz de Él. Tú mismo puedes oír directamente a Jesús. Para interiorizarte más sobre el tema, te recomendamos que leas estos artículos.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.