Crecer juntos

Crecer juntos

No solo los niños crecen; también los padres. Los niños nos observan para ver qué hacemos con nuestra vida tanto como nosotros a ellos. No puedo pedir a mis hijos que tengan grandes sueños y luchen para concretarlos. Solo puedo hacer yo lo mismo.—Joyce Maynard

No sé en qué planeta vivía cuando pensé que el día que tuviera un hijo todas las habilidades que se requieren para criarlo me vendrían como por arte de magia. No tardé en darme cuenta de que los hijos, por mucho que proporcionan incomparables alegrías, también representan bastante trabajo. En mi caso tuve que ajustar mis aspiraciones y mi orden de prioridades a mi nueva realidad. Todos los días paso por un proceso de aprendizaje para adaptarme a sus nuevas necesidades.—Katiuscia Giusti

Los niños nos mantienen a raya. Su risa nos impide endurecernos. Sus sueños garantizan que nunca perdamos las ganas de forjar un mundo mejor. Son quienes mejor nos imponen disciplina.—Rania, reina de Jordania, en la revista «Hello»

* * * * *
Si pudiera empezar de nuevo con mi hijo,
primero construiría su autoestima; después, nuestra casa.
Usaría más el índice para pintar y menos para acusar.
Sería menos inflexible y más accesible.
Apartaría los ojos del reloj y los pondría más en él.
Haríamos más caminatas y, por supuesto, más fogatas.
Dejaría de hacerme la seria y me tomaría en serio el juego.
Correríamos más por el campo y miraríamos más las estrellas.
Le daría más abrazos y menos tironazos. 
Diane Loomans
* * * * *

Nadie me prometió que sería fácil, y sin duda no lo es. Pero ver crecer a los hijos, verlos tomar por sí mismos decisiones importantes y lanzarse a la vida como seres humanos independientes, fuertes y agradables es una enorme recompensa. Al mismo tiempo, me gusta cómo me estoy volviendo yo. Tener hijos me ha hecho más humano, más flexible y humilde, más inquisitivo.—Padre anónimo

Si consideramos que nuestra labor consiste simplemente en presidir el crecimiento y la educación de nuestros hijos, la tarea puede resultarnos desalentadora y pesada. En cambio, si la tomamos como una oportunidad de crecimiento personal, se convierte en una de las experiencias más creativas y asertivas que nos ofrece la vida. Servir de modelo de las cualidades que queremos que ellos tengan nos da ocasión de superarnos y ampliar nuestros horizontes. A algunos, los hijos nos dan la oportunidad de ser los padres que hubiéramos querido tener.—Jack Westman 

Más en esta categoría: El mayor de ellos es el amor »
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.